Colombia camino a Paris, camino a la renovación

1814

Andrea Cantillo.

Un reporte de la organización internacional Oxfam, publicado el 28 de julio, argumenta que las energías renovables son en realidad más rentables que aquellas provenientes del carbón para las personas de países en vía de desarrollo[1]. El reporte discute que, como resultado del cambio de paisaje en las energías del mundo, de la disminución del precio de las que son renovables y de la frecuente ubicación remota de la mayoría de las personas que no tienen acceso a la electricidad, la energía renovable puede ser una fuente más confiable y efectiva.

De acuerdo con el Dr Simon Bradshaw, autor del reporte de Oxfam, “Cuatro de cinco personas sin electricidad viven en áreas rurales que no están conectadas con las redes centralizadas, por lo que las energías renovables y locales presentan soluciones más económicas, prácticas y saludables que el carbón”.

“Pero además de fallar con mejorar el acceso a la energía a las personas más pobres del mundo, la quema de carbón contribuye a cientos de miles de muertes prematuras cada año debidas a la contaminación del aire, y es la de mayor contibución al cambio climático.”

Lo anterior apoya la declaración hecha este año por el Banco Mundial, el FMI y el antiguo jefe de seguridad de la ONU, Kofi Annan, quienes han discutido que las energías renovables y no las fósiles son esenciales para mejorar el acceso a la energía y reducir la inequidad, especialmente alrededor de Latinoamérica y África.

Estos informes y declaraciones se pueden tomar como una opción para el sector energético colombiano. En el mes de julio el ministro de ambiente Gabriel Vallejo dio a conocer los compromisos de Colombia para reducir la concentración de gases efecto invernadero en la atmósfera, estableciendo que los diferentes sectores, incluyendo el energético, deberán realizar cambios para que se dé cumplimiento a los compromisos planteados.

No obstante, el reto para el sector energético colombiano, además de disminuir la quema de combustibles fósiles, será diversificar sus fuentes generadoras de energías renovables por otras con menores impactos ambientales. Colombia tiene 14,4 GW de capacidad instalada, de la cual alrededor del 70% es de energía hidráulica, producida a través del estancamiento de las aguas de los ríos que provienen en su mayoría de páramos y nevados en embalses, seguida por un 29,7% entre gas natural y carbón, un 0,3% proveniente de cogeneración y tan solo un 0,1% en energía eólica.

Además, la organización GreenPeace presentó en 2009 el informe Cambio climático: futuro negro para los páramos en donde establece “los datos de los impactos [causados por el cambio climático] en nuestro país son alarmantes […] casi la totalidad de los nevados y glaciares desaparecerían completamente, así como el 75% de los páramos”[2].

En adición a lo ya comentado, la Red de Energías Renovables para el Siglo XXI recientemente ha sido responsable por producir un estudio global del crecimiento de las energías renovables durante los últimos 10 años. Lo que han encontrado es sorprendente incluso para sus autores.

“Si miras 10 años atrás, las energías renovables representaban el 3% de la energía global, y ahora, proveen casi el 22%, así que se ha disparado” recalca Christine Linis, Secretaria Ejecutiva de la organización. Igualmente, ella resalta que Latinoamérica se ha convertido también en un participante importante del mercado de energía eólica y fotovoltaica solar, representando una “porción significante de instalaciones nuevas” alrededor del mundo.

Comportamiento que también se ha reflejado en Colombia dentro del 0,1% que representa la energía eólica en el abastecimiento energético del país. Para 2004, la empresa EPM contaba con el parque eólico Jepírachi en la Guajira, al norte del país, que hoy día tiene una capacidad instalada de 19,5 MW, es parte de un programa mayor de aprovechamiento de energía eólica en la zona y es considerado como una alternativa frente a las termoeléctricas, en momentos en los cuales las hidroeléctricas no pueden proveer la cantidad de energía necesaria por fenómenos del Niño.

Estas iniciativas han ido creciendo en el país mediante investigaciones patrocinadas por el sector de manufactura de carros eléctricos, además de la realización de estudios del comportamiento de los vientos en el país y producción de energía en paneles solares, como los realizadas por Emgesa, empresa del centro del país.

No obstante, teniendo en cuenta la posición geográfica privilegiada en la que se encuentra Colombia, la producción energética podría ser mucho más amplia; el ángulo de posicionamiento del sol es casi invariable, por lo cual es más confiable que en otras zonas del mundo.

Y, aunque algunos de los mayores retos que ha visto el sector en el país son los altos costos que se asocian a las energías renovables, éste es un aspecto que ha visto cambios positivos a nivel mundial, facilitando su implementación. En efecto, de acuerdo con Christine Lins, el secretario ejecutivo de la Red de Energías Renovables para el siglo 21 “el año pasado, por primera vez en 40 años, el crecimiento de la economía y las emisiones se han separado”.

En particular, el estudio de la Red de Energías Renovables mencionado destaca que los sistemas de “apoyo político y objetivos ambiciosos” han conducido a “un crecimiento rápido de inversiones en renovables” alrededor de Latinoamérica.

“En 2014, al menos 19 países de la región tenían políticas de energías renovables, y al menos 14 tenían objetivos de energías renovables”

Ciertamente, en el 2014 se emitió la ley 1715 en Colombia, por medio de la cual se promueve por medio de una regulación la diversificación de energías renovables en el país[3]. La implementación adecuada de acciones relacionadas con esta diversificación aprovechando el impulso reglamentario ya dado, es tanto una vía crítica para garantizar que se cumpla con los compromisos planteados, como una para asegurar un mayor cubrimiento energético en el país que mejore las condiciones sociales de comunidades que no tienen acceso a este recurso.

[1] https://www.oxfam.org.au/2015/07/powering-up-against-poverty-why-renewable-energy-is-the-future/

[2] http://www.greenpeace.org/colombia/Global/colombia/informes/informe_todo3.pdf

[3] http://www.upme.gov.co/Normatividad/Nacional/2014/LEY_1715_2014.pdf