Publicación: Inversión de empresas brasileras en América Latina. Camargo Correâ, Odebrecht y OAS

a-Contenido informativo propioPublicación: Inversión de empresas brasileras en América Latina. Camargo Correâ, Odebrecht y OAS

portada

 

Las principales empresas de la construcción en Brasil. Elementos para contextualizar su importancia.

En los últimos años, la expansión económica de Brasil se expresó, entre otras cosas, en una mayor presencia de sus empresas actuando en la región suramericana. Del conjunto de empresas de nacionalidad brasileña con actuación internacional, se destacan, por su dinamismo y diversificación, las grandes empresas constructoras como Odebrecht, Camargo Corrêa y otras, presentes en la construcción de hidroeléctricas, carreteras, aeropuertos, terminales multimodales y otros tipos de obra pública contratada ya sea por los gobiernos de la región o bien por organismos supra-nacionales como la UNASUR, cuyo ConsejoSuramericano de Infraestructura y Planeamiento (COSIPLAN) es el órgano encargado de la implementación de la IIRSA. Estas empresas adquirieron en los últimos años unas dimensiones y capacidades que las colocaron en la posición de aprovechar la bonanza económica vivida por América Latina gracias al “boom de las commodities”, que llevó a casi todos los gobiernos a expandir infraestructuras consideradas clave para la sustentación de esa ruta de crecimiento, en particular en el ámbito energético y de transportes. Las empresas brasileñas, que ya habían crecido significativamente en su país de origen bajo el alero del propio Estado (su principal contratista durante décadas) pudieron fortalecer su posición en los demás países del área a partir de su posición sólida dentro del propio Brasil.

En efecto, Brasil cuenta con un poderoso sector de construcción civil que en 2013 representó 5,4% del Producto Interno Bruto (PIB) del país1 (creciendo a tasas incluso superiores que el conjunto de la economía)2 , creando aproximadamente 3,26 millones de empleos ese mismo año3 . Además de las empresas constructoras, la cadena productiva está conformada por la industria y el comercio de materiales de construcción, un área de servicios y un área de producción de máquinas y equipos que, conjuntamente, son uno de los polos más dinámicos de la economía nacional.

Dentro de la cadena productiva, la construcción civil propiamente dicha representa 64,7% del PIB sectorial, por lo tanto, domina ampliamente sobre todos los subsectores que se articulan alrededor de las actividades de la construcción. Aunque los datos indican la existencia de más de 223 000 establecimientos dedicados a la construcción, la verdad es que el escenario es dominado por un pequeño grupo de empresas: apenas 328 empresas del total tienen entre 500 y 1000 empleados, y apenas 188 empresas tienen más de 1000 trabajadores4 .