Mapa del fracking en América Latina

1853

Aunque persisten las iniciativas y operaciones de exploración y explotación a través de fracking en varios países, la caída de los precios del petróleo mantiene frenado un proceso que era promovido como una de las grandes soluciones energéticas para la región: la explotación de yacimientos de lutitas. En la formación Vaca Muerta, en Argentina, se sostiene el único proyecto de desarrollo masivo de hidrocarburos no convencionales (HNC) por fuera de EEUU. En tanto en México, sin la participación de la estatal Pemex, se realizó la Ronda 1 de concesiones, considerada como el banderazo de salida para el nuevo escenario liberalizado y trasnacionalizado, tras la histórica reforma energética iniciada en 2013. Ambos países son la punta de lanza del desarrollo de los HNC en la región, seguidos con incipientes actividades de exploración por Colombia, Bolivia, Chile y Uruguay; y anuncios oficiales sin resultados concretos en Perú y Paraguay. Al mismo tiempo se abren escenarios de explotación de otros tipos de energías extremas, como el gas asociado a mantos de carbón en Colombia y Argentina, y las aguas profundas del Presal, en Brasil.

La movilización social en contra del fracking en diversos puntos del continente, permeó el debate público y logró visibilizar los impactos y riesgos de esta técnica como un factor a considerar, al mismo tiempo que acciones judiciales lograron frenar, al menos temporalmente, pozos en Brasil y Argentina. Sin embargo, la mayoría de los gobiernos han mostrado una firme posición para avanzar con la exploración y explotación de HNC, iniciando una carrera por exprimir las últimas gotas de recursos fósiles.

Donde no hay disparidad es en falta de participación social en las decisiones públicas para autorizar o no el fracking en nuestros países: en ninguno se han realizado consultas previas a las comunidades ni estudios integrales sobre los impactos y riesgos de esta técnica, tampoco se tiene acceso a la información sobre los contratos petroleros y operaciones, ni se han cuestionado las cifras norteamericanas sobre la estimaciones de recursos no convencionales. Así, sin consentimiento, participación, acceso a la información ni estudios independientes, avanza la carrera ciega del fracking en América Latina.

fracking.infografia