Un mal ambiente para la vida

a-Contenido informativo propioUn mal ambiente para la vida

Bogotá, 06 de mayo del 2021

Un mal ambiente para la vida

Desde Ambiente y Sociedad, manifestamos nuestra preocupación por el recrudecimiento de la violencia como forma de dirimir los conflictos. Y nos preguntamos si ¿será posible, algún día, cambiar la muerte como destino fatal de nuestra historia?

Creemos en la vigencia de los DDHH (Derechos Humanos) consagrados en la constitución nacional, y como uno de ellos, el derecho a la protesta social sin estigmatizaciones. Estas lo único que pretenden es  la invalidación de su ejercicio, y posteriormente a que sea punible dicha protesta. Debemos reconocer la preeminencia de los DHHH; por lo tanto, es mejor desarmar el conflicto.

Reconocemos la injusticia que hay detrás de los reclamos sociales, y ambientales, presentes en el paro nacional, como expresión de la inequidad y exclusión de una mayoría de nuestra población. Dichas inconformidades, provenientes de un modelo pensado para exacerbar la expoliación de los recursos sin que sus beneficios sirvan para reducir la brecha social entre sus partes. También entendemos que la pandemia no es la causa sino un factor que develó la desigualdad.

Rechazamos enfáticamente los abusos de la fuerza pública y los recientes acontecimientos de violencia desbordada (al parecer manipulada) que han puesto en riesgo el derecho a la vida e integridad de las personas. Recordamos, en la presente, a los cientos de víctimas del conflicto y a los defensores ambientales que han caído por el sólo hecho de defender su territorio.

Creemos en el diálogo pero con temas definidos, acotados, con soluciones efectivas, medibles, exigibles y no en conversaciones nacionales que sólo conducen a provocar mayores y peores reacciones. Ya que esto, logra aumentar la desconfianza que es otro rasgo de nuestra historia. ¡Juguemos limpio desde todas las orillas!

Ambiente y Sociedad es una organización comprometida con la protección de los derechos humanos y el ambiente. Y desde ese fundamento, llamamos a la construcción de puentes de  diálogo respetuoso e inmediato para lo cual debemos contar con garantes internacionales.

Un mal ambiente para la vida.