La cuenca amazónica se ve afectada por proyectos de infraestructura causando desplazamiento de pueblos indígenas, impactos ambientales irrevesibles, violación de derechos humanos y diferentes afectaciones las que desencadenan problemáticas en los territorios.
Se insta la necesidad de dialogar sobre temas como:

  1. El Licenciamiento Ambiental: Viendolo desde el estado actual donde se refleja corrupción por cambios políticos y económicos derivanos, la violación de derechos humanos y aumento de violencia, una flexibilidad en las normatividad y las políticas gubernamentales.
  2. Evaluación Ambiental Estratégica: Funciona como una herramienta de carácter político la cual busca tener lugar al momento de querer implementar un proyecto y se debe desarrollar antes para realizar una toma de desiciones tempranas.
  3. Carreteras de infraestructura nacional y local como motor de ampliación de actividades económicas en la Amazonía: Realizan una transformación del territorio y una degradación ambiental, muchas de estas carreteras se desarrollan por solicitud local pero sin tener conocimiento de los impactos que pueden ocurrir.
  4. Figuras de Ordenamiento Territorial: Experiencias de implementación en el bioma amazónico. Los proyectos en el amazonas no son para el amazonas, sino que presentan otros intereses de por medio pero no para ayudar a la comunidad local o al territorio como la urbanizacion extensiva que tiene procesos de exclusion y violacion de derechos humanos.
  5. El consentimiento libre, previo e informado y su rol frente a un posible fortalecimiento: El derecho a la consulta previa es uno de los factores de problemáticas que se evidencia en el bioma amazónico, a pesar que ya existe la ley, el estado omite la consulta en algunos proyectos por ejemplo en el caso de la hidrovía amazónica.

Explora otros temas y su desarrollo :

Descargar aquí

Este reporte gráfico hace parte del seminario internacional sobre Infraestructura en la cuenca Amazónica, el cual se desarrolló los dias 25 y 26 de octubre de 2018 donde se reunieron un conjunto de líderes  y actores provenientes del Perú, Bolivia, Brasil, y Colombia para delinear una ruta de incidencia frente a la infraestructura que nos permitiera aunar esfuerzos, y dar respuesta a los desafíos expuestos.