Objetivos de Desarrollo Sostenible: preguntas y respuestas

5767

Todo lo que debe saber sobre las nuevas metas trazadas por la ONU que entran en vigencia este año

Promulgados como una continuidad de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODS) entrarán en vigencia este año como un refuerzo en la lucha mundial contra problemas contra los que se han conquistado victorias en los últimos quince años, pero contra los que hay que hacer mucho más para erradicarlos de cara al 2030.

¿Qué son los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son un llamamiento mundial a la acción para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y asegurar que todos los seres humanos disfruten de paz y prosperidad. Estos 17 objetivos globales comprenden 169 metas y orientarán las políticas y la financiación de los próximos 15 años. Sobre la base de los éxitos obtenidos mediante los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), los ODS incluyen nuevas esferas, como la desigualdad económica, la innovación, el cambio climático, el consumo sostenible, la paz y la justicia, entre otras. Los ODS son universales e inclusivos y reflejan un firme compromiso con las personas y el planeta.

¿Por qué son importantes los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

El logro de los ODS y el fomento de una prosperidad compartida son de interés para todos y ofrecen enormes oportunidades de inversión que beneficiarán a todas las personas y a nuestro planeta. Se trata de una agenda impulsada por las personas, construida sobre los cimientos de la transparencia, la participación y la inclusión. Los Objetivos son importantes para todos nosotros ya que tenemos una responsabilidad común con respecto a nuestro futuro y el de nuestro planeta. Sin objetivos ni metas claros para lograr resultados basados en datos empíricos, corremos el riesgo de dejar atrás a los más vulnerables y de no hacer frente adecuadamente a los nuevos desafíos que obstaculizan el desarrollo y dañan nuestro planeta.

¿En qué se diferencian los ODS de los ODM?

Los ODM unieron al mundo en torno a una agenda común para abordar la indignidad de la pobreza. Si bien el número de personas que viven en la pobreza extrema se ha reducido en más de la mitad, la labor no ha finalizado para millones de personas. Debemos hacer un último esfuerzo para poner fin al hambre, alcanzar la igualdad de género plena, mejorar los servicios de salud y velar por que todos los niños asistan a la escuela.

Los ODS son más ambiciosos y complejos, y también reforzarán lo que hayan conseguido los ODM una vez que concluyan, a fines de 2015. La agenda también incorpora cuestiones que no figuraban entre los ODM, como el cambio climático, el consumo sostenible, la innovación y la importancia de la paz y la justicia para todos. Si bien los ODS incluyen muchos más objetivos, las esferas específicas de las metas se basan en principios y compromisos compartidos.

¿Cuál es el papel del PNUD en el proceso de los ODS?

En su calidad de organismo principal de las Naciones Unidas encargado de erradicar la pobreza, el PNUD ha tenido un papel central en la creación de la nueva agenda mundial para el desarrollo. Hemos ayudado a los gobiernos a unirse a la sociedad civil, al sector privado y a las personas de todo el mundo para decidir cuáles son las prioridades del mundo y velar por que el proceso sea abierto, transparente y global.

El PNUD desempeñará una función decisiva, asegurando que la nueva agenda para el desarrollo se aplique y que los objetivos globales se hagan realidad. Ayudaremos a los países a adoptar la agenda y reflejar los Objetivos en sus respectivos planes y políticas nacionales de desarrollo. También ayudaremos a acelerar el proceso y proporcionaremos conocimientos sobre políticas de gobernanza y desarrollo sostenible.

¿Quiénes son los actores principales respecto de los ODS y cuáles son sus funciones?

Los principales encargados de la consecución de los ODS son los gobiernos y los pueblos a los que representan. Los Estados Miembros de las Naciones Unidas serán los signatarios de la nueva agenda en Nueva York en septiembre. Deberán reformular las políticas teniendo en cuenta sus realidades nacionales para contribuir al logro de los Objetivos, así como proporcionar los incentivos normativos que armonizarán las decisiones comerciales con los ODS. Estos también instan a forjar una alianza mundial.

Algunos actores clave, como la sociedad civil, los organismos de desarrollo, los dirigentes empresariales y las comunidades de todo el mundo, serán esenciales para apoyar a los gobiernos a alcanzar estos Objetivos. Las Naciones Unidas cumplirán la importante función de fortalecer la coherencia de las políticas y apoyar a los gobiernos a adoptar medidas para el logro de los Objetivos.

¿Cómo se financiarán los nuevos ODS?

Deberán movilizarse, ampliarse y hacerse más eficaces todas las fuentes de financiación, públicas y privadas, nacionales e internacionales, en apoyo de la nueva agenda. Pero no todos los ODS requieren dinero. Algunos podrán adelantarse simplemente mediante un cambio de enfoque y de políticas.

La aplicación de los Objetivos no requiere solo la asistencia oficial para el desarrollo o la ayuda externa. Financiar la agenda puede incluir un firme compromiso de hacer frente a las corrientes ilícitas de capital y mejorar la cooperación sobre cuestiones internacionales de tributación, así como la creación de la capacidad de movilización de recursos internos. Inevitablemente, gran parte de la financiación para la agenda para el desarrollo post-2015 deberá proceder del sector privado y exigirá incentivos y marcos reglamentarios que promuevan el crecimiento económico local y la iniciativa empresarial.

¿Cómo se hará el seguimiento del progreso hacia los ODS?

El PNUD ha realizado el control del avance hacia los ODM y está en condiciones de hacer lo mismo respecto de los ODS. La nueva agenda mundial para el desarrollo plantea un problema importante en lo que se refiere a hacer el seguimiento de los avances en todos los países, para todos. La mera amplitud de la agenda, teniendo en cuenta el llamamiento positivo a no dejar a nadie rezagado, significa que tendremos que cambiar la manera en que apoyamos a los gobiernos (y a otros) a producir, suministrar y analizar datos. El PNUD está plenamente comprometido con el fortalecimiento de la recopilación de datos en esferas clave, así como la mejora de su calidad y disponibilidad, para aplicar y supervisar la agenda para el desarrollo.

¿Cómo se ajusta la nueva agenda mundial para el desarrollo al Plan Estratégico del PNUD?

La agenda se ajusta adecuadamente al nuevo Plan Estratégico del PNUD. Abarca muchas de las cuestiones fundamentales en las que trabajamos y es decisiva para la erradicación de la pobreza y para el desarrollo sostenible, así como para otras esferas de los ODS, como la educación y la salud. La nueva agenda también tiene por objeto facilitar el acceso a la energía no contaminante, detener el cambio climático y la degradación del medio ambiente, y promover sociedades pacíficas e inclusivas.

Todo ello guarda una estrecha relación con la conversación mundial sobre el período posterior a 2015 que el PNUD ha dirigido en nombre del Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo desde 2012. En esta se ha recabado la opinión y las aportaciones de personas de todo el mundo, incluidas más de 7 millones de personas por conducto de la encuesta de MI Mundo. El PNUD está empeñado en el establecimiento de una alianza mundial firme, que es fundamental para la aplicación de la nueva agenda y el logro de los objetivos globales.

Estos son los ODS:

I. Poner fin a la pobreza en todas sus formas en el mundo
II. Poner fin al hambre, conseguir la seguridad alimentaria y una mejor nutrición, y promover la agricultura sostenible
III. Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades
IV. Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos
V. Alcanzar la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas
VI. Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos
VII. Asegurar el acceso a energías asequibles, fiables, sostenibles y modernas para todos
VIII. Fomentar el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos
IX. Desarrollar infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible, y fomentar la innovación
X. Reducir las desigualdades entre países y dentro de ellos
XI. Conseguir que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles
XII. Garantizar las pautas de consumo y de producción sostenibles
XIII. Tomar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos
XIV. Conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, mares y recursos marinos para lograr el desarrollo sostenible
XV. Proteger, restaurar y promover la utilización sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar de manera sostenible los bosques, combatir la desertificación y detener y revertir la degradación de la tierra, y frenar la pérdida de diversidad biológica
XVI. Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles
XVII. Fortalecer los medios de ejecución y reavivar la alianza mundial para el desarrollo sostenible

REDACCIÓN INTERNACIONAL