La industria extractiva en Colombia

    a-Contenido informativo propioLa industria extractiva en Colombia

    Al mismo tiempo cuando se evidencian las alteraciones ambientales causadas por la intervención antrópica, debido a la puesta en marcha de actividades en pro del surgimiento global, los países en vías de desarrollo somos los más afectados, siendo los centros de atención de las grandes potencias al poseer innumerables recursos. Este es el caso de los minerales en América Latina, que se han convertido en el “objeto del deseo” para las macroeconomías que inyectan a estas inversiones alrededor del 32% de los recursos, convirtiéndola en la región más apetecida.

    En este sentido, los países vecinos han sido y son, objetivos clave de las actividades mineras, tal es el caso de Ecuador, que posee importantes depósitos de oro y plata además de yacimientos de azufre y grafito; Perú, se consolida como la segunda potencia con reservas de  molibdeno, cobre y bismuto mientras que Venezuela, se encuentra como la octava fortaleza en producción de bauxita. Colombia, además de esmeraldas, oro y plata es el segundo productor mundial de Níquel (por tanto la necesidad de avalar Cerromatoso)  y el único productor de platino en la zona sur del continente, además del coltán más conocido como el “mineral estratégico”.

    En aras de incentivar la inversión internacional en el país, mediante el desarrollo del sector mineroenergético, tanto el gobierno  como sus entes reguladores han puesto en el ojo del huracán áreas estratégicas de conservación además de títulos colectivos de pueblos indígenas, favoreciendo el deterioro de nuestro patrimonio natural y cultural. Esta es una de las mayores implicaciones del surgimiento del extractivismo en el país. A continuación el documento en formato PDF.

    Descargar (PDF, 595KB)