Informe sobre la situación de las personas defensoras de los derechos humanos ambientales México 2018

88

Fuente: CEMDA ORG

El presente informe, a través de un análisis cualitativo, describe el contexto de la labor que realizan las personas defensoras de la tierra, el territorio y el medio ambiente en México, además de aportar datos específicos sobre el número de agresiones de las que fueron víctima durante el periodo del 1 de enero al 31 de diciembre de 2018. De esta forma, se ha continuado la investigación y análisis que, desde el año 2013, el CEMDA realiza sobre la situación de las agresiones a personas defensoras ambientales en México. Este documento tiene el objetivo de visibilizar el riesgo al que están expuestas las personas defensoras de los derechos humanos ambientales.

Para llevar a cabo el análisis del contexto y especificar el número de agresiones que reciben las personas defensoras ambientales, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental A.C. (CEMDA), realiza un registro continuo de los casos, a través de un monitoreo y rastreo de información sobre agresiones a personas defensoras de derechos humanos de la tierra, el
territorio y el medio ambiente. Las fuentes de información que son la base de estos rastreos se componen de notas de prensa de medios impresos y digitales, de  aproximadamente 200 medios. Además, también son fuentes de información las asesorías que proporciona el CEMDA a personas defensoras ambientales y organizaciones de la sociedad civil, casos que el CEMDA acompaña, e información y acciones urgentes que proporcionan otras organizaciones no gubernamentales y otras instituciones que realizan
un trabajo en el tema de personas defensoras de los derechos humanos.

Al respecto, se enfatiza que desde el comienzo de esta investigación, a principio de 2013, se ha podido observar que, dado el contexto de violencia, impunidad y criminalización al que están expuestas las personas defensoras de los derechos humanos ambientales, sucede que muchas de ellas no denuncian ni ante la justicia, ni ante los medios de comunicación, ni ante sus propios aliados las agresiones, por el miedo a las consecuencias
que eso puede tener en sus vidas y la de sus familias.

En México, denunciar públicamente una agresión puede aumentar el riesgo de padecer nuevas agresiones, puesto que las denuncias no prosperan y las agresiones se quedan en la impunidad. A eso se le añade el trato de estigmatización que tienen las autoridades hacia las personas defensoras de derechos, especialmente hacia las mujeres defensoras. Finalmente, en ocasiones las personas defensoras asumen las agresiones como parte de esta labor de defensa, normalizando este tipo de violencia. Como consecuencia, los datos que se recogen en este informe no incluyen todas las agresiones que se han producido en el país, sino sólo las que se han visibilizado en las notas de prensa, así como por otras organizaciones de la sociedad civil y en la documentación de casos con los que tenemos contacto.

Asimismo, se realizaron solicitudes de acceso a la información pública, investigaciones de gabinete, investigación de campo en el municipio de Cuetzalan, entrevistas a personas defensoras ambientales que han sido criminalizados por su labor y entrevistas a personas defensoras ambientales y miembros de organizaciones de la sociedad civil.

Ver documento completo

Descargar (PDF, 1.56MB)