Dos tercios de la selva tropical a nivel mundial ha sido destruido o degradado

    a-Contenido informativo propioDos tercios de la selva tropical a nivel mundial ha sido destruido o degradado

    Fuente: Infobae 

    BRASILIA, 8 mar (Reuters) – Los seres humanos han degradado o destruido aproximadamente dos tercios de la selva tropical original del mundo, revelan nuevos datos, lo que genera alarma de que un amortiguador natural clave contra el cambio climático está desapareciendo rápidamente.

    La pérdida de bosques también contribuye de manera importante a las emisiones que provocan el calentamiento global, y ​​la densa vegetación de las selvas tropicales representa la mayor reserva viviente de carbono.

    La tala y la conversión de tierras, principalmente para la agricultura, han eliminado el 34% de las selvas tropicales originales del mundo y han degradado otro 30%, dejándolas más vulnerables al fuego y la destrucción futura, según un análisis de la organización sin fines de lucro Foundation Norway, revisado por Reuters.

    Más de la mitad de la destrucción desde 2002 se ha producido en la Amazonía y las selvas tropicales cercanas.

    A medida que se destruye más selva tropical, existe un mayor potencial para el cambio climático, lo que a su vez dificulta la supervivencia de los bosques restantes, dijo el autor del informe, Anders Krogh, un investigador de bosques tropicales.

    “Es un ciclo aterrador”, dijo Krogh, quien halló que el total de selva perdido entre 2002 y 2019 fue mayor que la superficie de Francia.

    La tasa de pérdida de selvas en 2019 coincidió aproximadamente con el nivel anual de destrucción durante los últimos 20 años, con el equivalente a un campo de fútbol desapareciendo cada 6 segundos, según un informe reciente del Instituto de Recursos Mundiales.

    La Amazonía brasileña ha estado bajo intensa presión en las últimas décadas, ya que un auge agrícola ha llevado a los agricultores y especuladores de tierras a incendiar tierra para la soja, otros cultivo y la cría de reses.

    Esa tendencia ha empeorado desde 2019, cuando el presidente de derecha Jair Bolsonaro asumió el cargo y comenzó a debilitar la aplicación de las leyes ambientales.

    Pero el Amazonas también representa la mejor esperanza para preservar lo que queda de selva tropical. El Amazonas y sus vecinos, el Orinoco y la selva andina, representan el 73,5% de los bosques tropicales aún intactos, según Krogh.

    El informe “refuerza la idea de que Brasil debe cuidar la selva”, dijo Ane Alencar, geógrafa del Instituto de Investigaciones Ambientales de la Amazonia que no participó en el trabajo. “Brasil tiene la mayor parte de la selva tropical del mundo y también es la que más está perdiendo”.

    Las islas del sudeste asiático, en su mayoría pertenecientes a Indonesia, ocupan colectivamente el segundo lugar en términos de destrucción forestal desde 2002, con gran parte de esos bosques talados para plantaciones de aceite de palma.

    África central ocupa el tercer lugar, con la mayor parte de la destrucción centrada en la cuenca del río Congo, debido a la agricultura tradicional y comercial, así como a la tala.

    Los bosques que se definieron en el informe como degradados habían sido parcialmente destruidos o destruidos y desde entonces reemplazados por el crecimiento de bosques secundarios, dijo Rainforest Foundation Norway.

    (Reporte de Jake Spring. Editado en español por Javier Leira)

    Ver reporte en inglés aquí