Organizaciones sociales se pronuncian contra el Banco Interamericano de Desarrollo

254

18 y 19 de marzo de 2022, Bogotá, D.C.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) constituye la principal fuente de financiamiento de América Latina y el Caribe y es una institución clave en la formulación e implementación de reformas estructurales en los Estados de la región, con la promesa de promover el desarrollo y reducir la pobreza de nuestros países. En el caso de Colombia, según los datos del propio banco, es el tercer país de la región que ha recibido mayor financiamiento a lo largo de su historia. Sin embargo, tras más de 60 años de existencia del banco, es necesario evaluar y preguntarse ¿Cuál ha sido el desarrollo prometido y qué tan beneficioso ha sido para las comunidades?

Este año, las Reuniones Anuales del BID y del BID Invest (el brazo del banco que financia al sector privado) se realizarán en Washington D. C. entre el 28 de marzo y el 1 de abril de 2022. Las reuniones son un escenario donde se reúnen líderes económicos y financieros de los 48 países miembros del BID para conversar sobre los desafíos y las oportunidades del desarrollo en América Latina y el Caribe. El evento se realizará principalmente en formato virtual sin ningún espacio para la participación de las organizaciones de la sociedad civil, comunidades locales y pueblos afectados por los proyectos financiados por el banco.

Es por ello, que las organizaciones de la sociedad civil, comunidades campesinas, Pueblos Indígenas, Pueblos Indígenas en Aislamiento Voluntario y Contacto Inicial, Afrodescendiente, Raizal y Palenquero (NARP), sector pesquero artesanal y firmantes de paz, creemos necesario replantear el rol de estas instituciones en el actual contexto de crisis socio ecológica y tras la pandemia de Covid-19. Reiteramos la necesidad de cambiar el modelo de desarrollo promovido por el Banco, que ha causado vulneración de derechos humanos, impactos negativos sociales y ambientales como desplazamiento, asesinato de líderes, desarraigo, afectaciones a las formas de vida y ancestralidad, contaminación de fuentes hidricas, el aire y la tierra, extinción de especies  a partir del desarrollo de políticas y proyectos.

Adicionalmente, destacamos las debilidades existentes en cuanto al acceso a la información sobre los proyectos y los procesos de consulta pública, consentimiento previo, libre e informado, participación y rendición de cuentas. Las actuaciones de estas instituciones afectan a la mayoría de la población y las comunidades que se encuentran alejadas de las instancias de decisión.

En este orden de ideas, las organizaciones firmantes manifestamos que:

Primero, denunciamos la falta de espacios de participación y diálogos efectivos en el marco de las Reuniones Anuales que se realizarán del 28 de marzo al 1 de abril en Washington D. C. Históricamente hemos sido parte excluida de este y otros procesos del Banco, siendo los principales perjudicados por el modelo del desarrollo financiado por el BID.

Segundo, solicitamos al BID generar e implementar normas, políticas y acciones vinculantes que estén alineadas con los acuerdos internacionales de derechos humanos, principios rectores de empresas y derechos humanos, los derechos laborales, los derechos de los pueblos indígenas, afrodescendientes, raizales, palenqueros, campesinos, pescadores artesanales, con enfoque de género, el cambio climático y la protección de defensores y defensoras de derechos humanos y el ambiente.

Tercero, solicitamos que se fortalezca la debida diligencia en todo el ciclo del proyecto del Banco y que se reconozca la responsabilidad frente a los daños sociales y ambientales generados por los proyectos implementados en el país. Conforme a esto, que haya un compromiso en atender, reparar y garantizar que no vuelvan a repetirse los impactos negativos generados por los proyectos financiados por la Institución y fortalecer los mecanismos de rendición de cuentas.

Cuarto, solicitamos garantías para acceder a la información y transparencia frente a los proyectos que financia el BID, en particular en agendas claves como el financiamiento climático, la implementación del Acuerdo Final de Paz, la “bioeconomía” y la “infraestructura verde”.

Finalmente, insistimos en la necesidad de que las instituciones financieras como el BID transformen sus valoraciones sobre lo que es el desarrollo y las vías para lograrlo, teniendo en cuenta el enfoque territorial, étnico y de género que garantiza el goce efectivo de derechos y la protección ambiental.

La institución ha participado en la planificación de las políticas y programas nacionales de desarrollo, financiamiento de proyectos, el financiamiento climático, la implementación de los acuerdos de paz, proyectos de reforma rural y territorial, desarrollo de instrumentos y mecanismos de apoyo técnico, definición de objetivos, políticas y estrategias sectoriales.

Proyectos climáticos, extractivos, de infraestructura, energía, agroindustria, transporte y otros.

Descargar (PDF, 77KB)

Declaración de organizaciones colombianas de la Sociedad Civil.