Comunicado en defensa de Francia Márquez y su lucha colectiva en Suárez- Cauca

118

 

El pasado 24 de septiembre de 2019, el periódico El Tiempo publicó el artículo intitulado
“Alguien odiaba a Karina” de Salud Hernández. Allí se hace referencia al grave y penoso
asesinato de Karina García, candidata a la Alcaldía de Suárez, Cauca, y se hace una
mención grave a la activista Francia Márquez, insinuando una supuesta simpatía de Francia
con una facción armada a la que Hernández responsabiliza del asesinato en mención.
Las y los abajo firmantes, hacemos pública nuestra inconformidad y nuestra enorme
preocupación por el incremento desproporcionado del riesgo al que ya se encuentra
expuesta Francia Márquez, con ocasión de las falsas y peligrosas acusaciones e
insinuaciones que Salud Hernández hace contra ella en lo que interpretamos como un
intento mal intencionado por relacionar de manera irresponsable, las discusiones políticas y
territoriales que ha suscitado la presencia de intereses extractivos y el déficit de protección
del carácter colectivo del territorio de las comunidades afrodescendientes por parte del
Estado en los territorios ancestrales del Norte del Cauca, con el eventual móvil del
sangriento asesinato de la candidata Karina García.

Como académicos, académicas y activistas que hemos apoyado las luchas de los pueblos
campesinos, indígenas y afrodescendientes por la protección de la integridad cultural,
ecosistémica y ambiental de los territorios expuestos a la violencia armada, la violencia
estructural y la voracidad extractiva que se soslaya en diversidad de expresiones,
consideramos que Francia Márquez es una mujer que ha representado justas luchas por la
dignidad humana y la protección del medio ambiente y un referente imprescindible para las
reivindicaciones ambientales y de género, de los derechos humanos y de la naturaleza, así
como de la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas del conflicto armado en
Colombia.

Las insinuaciones periodísticas dirigidas a vincular a una personalidad como ella -que ha
sido desplazada por la violencia y amenazada por diversidad de estructuras armadas con
ocasión de su condición de mujer que ha liderado luchas por los derechos colectivos en el
Consejo Comunitario de La Toma- con una facción específica de un actor armado y con el
eventual móvil de una penosa violación a los derechos humanos con impacto colectivo,
como fue el macabro asesinato de Karina García, además de exponer a una férrea
defensora del territorio a un mayor riesgo de perder la vida en un contexto problemático de
yuxtaposición de intereses y estructuras armadas, como el del Norte del Cauca, es una
criminalización de un liderazgo que representa la defensa colectiva y legítima de derechos
constitucionales en un país azotado por injusticias sociales, ambientales, étnicas y de
género.

Leer más

Descargar (PDF, 341KB)