Compromisos climáticos nacionales: un desafío para los próximos años

1449

Este libro presenta dos capítulos sobre los compromisos climáticos nacionales de Colombia. En el primero, se repasa la situación actual de la acción climática global y los desafíos que impone el Covid-19 para su progreso, así como, un breve resumen de los compromisos climáticos actualizados por Colombia en 2020 (NDC de 2020). En el segundo capítulo, se aborda el estado de la política de sectores claves para el avance de la acción climática en Colombia, desde los ministerios de transporte y minas y energía en el marco de los primeros compromisos adquiridos por el país frente al Acuerdo de París en 2018 (INDC de 2018).

El 2020 se catalogó como un año crucial para la acción climática global. Se cumplían los primeros cinco años desde la adopción del Acuerdo de París, el primer tratado multilateral
vinculante sobre el cambio climático que compele como partes a 191 de los 197 países del mundo. Un año que también marcó la fecha en la que las partes debían presentar su segundo ciclo de contribuciones determinadas nacionalmente (ndc, por su sigla en inglés), comunicar sus avances o actualizar sus compromisos.
Las ndc, como se explicará más adelante, son la pieza clave para el cumplimiento de este tratado internacional, pues cada país fija sus compromisos climáticos para la reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero (gei), de acuerdo con sus condiciones y capacidades, pero siguiendo el principio de progresividad, esto es, de procurar aumentar en cada ciclo sus compromisos hacia la mayor ambición posible.

Colombia, junto con los demás países firmantes del Acuerdo de París, se comprometió en el año 2015 a disminuir sus emisiones de gases efecto invernadero (gei). Cada país creó
una meta voluntaria de reducción de emisiones de acuerdo con sus capacidades, llamadas contribuciones determinadas nacionalmente (ndc, por su sigla en inglés). Colombia acordó
bajar en un 20% sus emisiones de gei proyectadas para el año 2030 en un escenario business as usual (bau)1 y en un 30% con ayuda internacional.
Esta reducción de gei debe hacerse mediante acciones del sector público y del sector privado en todos los niveles de gobierno. El cumplimiento de esta disminución se mide
a través de planes sectoriales y territoriales, los cuales son recopilados por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) y otras instituciones nacionales
para crear las comunicaciones nacionales ante la cmnucc, los Reportes Bienales de Actualización (rba) y los inventarios de gei.

Descargar (PDF, 6.83MB)

Compromisos climáticos nacionales, un desafío para los próximos años