La Corte Constitucional tumbó la norma que impedía que las autoridades locales pudieran objetar el desarrollo de proyectos mineros en sus territorios

Compartir