Registraduría avala firmas para blindar la Amazonía en Caquetá

356

Fuente: RCN-Radio

Se recolectaron más de 60 mil firmas, pero fueron avaladas por la Registraduría 42.078 de ciudadanos del Caquetá que buscan blindar  la Amazonía en ese departamento.

La propuesta surge en abril de 2017 cuando en Florencia inicia un proceso de recolección de firmas que busca nombrar a Caquetá como un departamento integralmente Amazónico y protector del agua, según  Karla Díaz  investigadora de  Ambiente y Sociedad, organización no gubernamental que ha apoyado a la comunidad para la defensa del territorio.

“El Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2014-2018 privilegió la explotación petrolera en el Departamento, incluso mucho antes, en contravía de los objetivos de protección y conservación de la Amazonía”, indicó Díaz.

Cuenta la investigadora, con maestría en Desarrollo Regional,  que desde hace unos años se excluyó el piedemonte del Putumayo y Caquetá como zonas Amazónicas, entre otros argumentos, “por la deforestación lo que permitió actividades económicas como la extracción de petróleo”.

Con las firmas ya avaladas por la Registraduría, se espera inicie  un proceso de revisión de constitucionalidad en el que verifican que no afecte ninguna norma superior y luego, si el resultado es positivo para los promotores de las firmas, se adopta la resolución por parte de la Asamblea Departamental del Caquetá.

Si todo sale como lo esperamos, el Caquetá se convierte en un departamento Amazónico y volvemos a hacer sujetos de la norma internacional que protege estos ecosistemas”, afirmó.

Y añadió: “Caquetá al ser Amazonia no es objeto de extracción de recursos naturales y menos de petroleo”.

Actualmente la empresa China Emerald Energy realiza un proyecto de extracción de petróleo en el Bloque en el Nogal desde el año 2014. La compañía se especializa en exploración y producción de Hidrocarburos que hace parte de la empresa estatal china SINOCHEM con operaciones en diferentes bloques petroleros en el país, incluyendo el Bloque El Nogal.

“Este proyecto ha generado la protesta y movilización de comunidades campesinas que rechazan la presencia de la empresa en el territorio, por los riesgos ambientales que ocasiona la ejecución del proyecto sobre la población”, dijo.

Díaz asegura que con con el aval de las firmas en todo los procesos, buscan blindar los ecosistemas presentes en la Amazonia poniendo más condiciones ambientales a las empresas que quieran lucrarse del lugar, como por ejemplo restricciones a la hora de pedir una concesión de agua o restricciones al ampliar los bloques de explotación petrolera.