Muchos países están respaldando las promesas que hicieron en París con leyes nacionales

378

Fuente:

ONU Acción Climática

Un nuevo análisis presentado esta semana por expertos y por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) revela un aumento en el número de países que han introducido legislación para respaldar sus contribuciones determinadas a nivel nacional (CDN) al Acuerdo de París sobre el cambio climático.

El análisis, realizado por el Instituto Grantham de Investigación del Cambio Climático y el Medio Ambiente de la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres muestra que se han introducido 14 nuevas leyes y 33 nuevas políticas ejecutivas relacionadas con el cambio climático desde la cumbre sobre el cambio climático que se celebró en París en diciembre de 2015.

Un total de 18 de estas nuevas leyes y políticas se centran principalmente en el cambio climático y 4 se refieren específicamente a las CDN. El análisis se basa en una nueva base de datos mundiales sobre legislación climática elaborada por el Instituto Grantham de Investigación y el Centro Sabin de Derecho sobre el Cambio Climático de la Facultad de Derecho de la Universidad de Columbia. La base de datos está disponible aquí.

Con estas nuevas leyes relacionadas con el clima, el número total de leyes promulgadas desde 1997 en países de todo el mundo supera las 1.200. De los 99 países que en 2015 tenían legislaciones sobre el cambio climático, ahora son 164, entre los que se encuentran 93 de los 100 principales emisores.

Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC, dijo: “Estamos observando un importante y firme apoyo al Acuerdo de París por parte de continentes, países, ciudades, empresas y la sociedad civil”. “Algunos apuntan a nuevos flujos de inversión verde y otros a una creciente penetración de las energías limpias como prueba de notables cambios positivos. Hoy estamos presentando nuevas pruebas del mundo de las decisiones políticas que muestran cómo los países están empezando a introducir nuevas leyes y a adaptar el marco legislativo existente para responder a los objetivos y las ambiciones del nuevo Acuerdo. Obviamente hay mucho más por hacer, pero es otro avance alentador”, añadió.

Vea un resumen (en inglés) de la presentación del análisis.

Un análisis anterior había mostrado que 7 países del G20, entre los que se incluyen el conjunto de la Unión Europea, Francia, Alemania, Reino Unido, Japón, México y Sudáfrica, tienen metas de reducción de las emisiones en su legislación nacional o políticas que son totalmente coherentes con las promesas que hicieron en París.

No obstante un estudio de 2016 también indicó que en los otros 13 países del G20 existe una brecha entre las reducciones de emisiones prometidas en virtud del Acuerdo de París y los marcos jurídicos que tienen implantados para hacer esas reducciones.

Esos países del G20 tendrán que hacer algunos ajustes a su legislación y sus políticas actuales para armonizar el nivel y el plazo de las metas con las CDN, o hacer cambios más significativos con el fin de plasmar en sus marcos nacionales el nivel y el alcance de las reducciones de emisiones que han prometido, por ejemplo, actualizando las metas de cada sector y de la economía en su conjunto.

El nuevo análisis publicado hoy proporciona información actualizada sobre los progresos que han hecho algunos países del G20 desde noviembre, mes en el que entró en vigor el Acuerdo de París.

En Canadá se ha introducido el Marco de Crecimiento Limpio y Cambio Climático, y Argentina ha decretado la creación del Gabinete Nacional de Cambio Climático, cuyas principales tareas serán preparar un plan nacional de respuesta ante el cambio climático y planes de acción sectoriales a nivel ministerial para la mitigación y adaptación en los sectores clave y los más vulnerables. China ha anunciado un nuevo plan de 5 años para llegar a determinados picos de emisión y niveles de eficiencia energética. Todavía no está claro cómo los últimos eventos en Estados Unidos podrían afectar a sus CDN.

El profesor Samuel Fankhauser, codirector del Instituto Grantham de Investigación del Cambio Climático y el Medio Ambiente, dijo lo siguiente: “Hay que tener en cuenta el contexto de estos progresos de la legislación y las políticas climáticas desde París. Con las 14 nuevas leyes y 33 nuevas políticas se ha llegado a un total de más de 1.200 leyes de cambio climático o relacionadas con el cambio climático en el mundo, es decir que el número de leyes y políticas climáticas se ha multiplicado por 20 en 20 años si partimos de 1997, cuando solo había 60 de estas leyes. Eso indica que actualmente las leyes climáticas cubren mucho terreno. Ahora la mayoría de los países cuenta con la base jurídica necesaria para intensificar sus acciones por el clima”.

Desde que el Acuerdo de París entró en vigor muchos de los países menos adelantados (PMA) también han dado sus primeros pasos para consolidar su enfoque del cambio climático. Por ejemplo, Malawi ha aprobado una política nacional de gestión del cambio climático, en la que se establece una conexión explícita con su CDN y el Acuerdo de París.

No obstante, aún existen lagunas legislativas. El análisis muestra que solo el 42% (20 PMA) ha incluido el cambio climático en sus planes de desarrollo y que, como grupo, los PMA tienen menos leyes y políticas que la media mundial (5,5 por país frente a 7,7).

El análisis se presentó en Bonn, Alemania, el 9 de mayo de 2017, en un evento paralelo a la reunión entre períodos de sesiones de la CMNUCC dedicado a la aplicación del Acuerdo de París y las CDN y a las nuevas herramientas para el desarrollo de legislación climática. Los expertos destacarán que es fundamental que la legislación y las políticas no solo incorporen los CDN como metas sino que además creen los medios para alcanzarlas, por ejemplo mediante la creación de instituciones, incentivos y mecanismos de impulso.

Martin Chungong, secretario general de la Unión Interparlamentaria, también participó en la presentación del estudio y dijo: “La base de datos mundiales de legislación climática es un recurso muy valioso para los parlamentarios. Les permite saber qué tipos de leyes existen en el mundo y buscar formas de adaptarlas a las realidades de sus respectivos países. En otras palabras, esta herramienta facilita el proceso de legislación, que es un primer elemento crucial para garantizar que el Acuerdo de París se transforma en leyes nacionales”.

El profesor Michael Gerrard, director del Centro Sabin de Derecho sobre el Cambio Climático, dijo a su vez: “Este nuevo recurso reúne importantes bases de datos relacionadas con la legislación del cambio climático y ayudará a los abogados en general, a los abogados defensores y a los jueces de todo el mundo a navegar por los complejos regímenes jurídicos emergentes que regulan este asunto de vital importancia y a concebir otros”.

Vea la entrevista (en inglés) realizada al profesor Samuel Fankhauser, codirector del Instituto Grantham de Investigación del Cambio Climático y el Medio Ambiente.

Para obtener más información sobre esta nota de prensa, póngase en contacto con Victoria Druce llamando al +44 (0) 20 7.107 5865 o escribiendo a V.druce@lse.ac.uk, o con Bob Ward llamando al +44 (0) 7811 320346 o escribiendo ar.e.ward@lse.ac.uk.

Compartir