Evaluaciones de riesgo de municipios colombianos son ineficaces: Universidad Nacional

281

Agencias de Noticias Universidad Nacional

De esta manera no es posible conocer mejor el territorio ni las amenazas naturales a las que este se expone, información clave para mitigar tragedias como la de Mocoa.

En el marco de un conversatorio sobre la tragedia reciente en la capital de Putumayo, el profesor Modesto Portilla, del Departamento de Geociencias, advierte que “en el país no existen evaluaciones de riesgo bien consolidadas. En los Planes de Ordenamiento Territorial (POT) en las que son incluidas, se ven generalidades y aproximaciones muy débiles”.

El investigador asegura que en muchos casos no se notifica cuál es el peligro de deslizamiento de los sedimentos de las laderas, y por eso esta información no puede ser contrastada con la intensidad de las lluvias; en ese sentido, no es posible determinar con mayor certeza, monitoreando la pluviosidad, si una ladera se puede ir debilitando ante una determinada cantidad de lluvia.

Por ejemplo, recuerda el docente, en Mocoa hubo hace unos seis años una temporada de lluvias muy fuertes, las cuales no provocaron un movimiento tan fuerte como el ocurrido el pasado 31 de marzo. “Sin embargo, las laderas se van debilitando poco a poco a la espera de otra precipitación, que, en definitiva, puede provocar el desprendimiento de todos los depósitos, que, como en un tobogán, bajarán a toda velocidad hasta que, en el cambio de pendiente, se explayarán en la zona plana”.

En ese contexto, señala Carlos Sánchez, docente de Geociencias de la U.N., se debe estimular el estudio de ramas como la sedimentología, la cual documenta el comportamiento histórico de este material. “A partir de ahí, se puede aportar conocimiento con el fin de mitigar tragedias como la de Mocoa o, incluso, la de Armero, ciudades construidas cerca de sedimentos muy recientes en edad geológica”, afirma.

Así mismo, el investigador trajo a colación un estudio reciente del profesor Germán Vargas Cuervo, según el cual en Colombia existen 385 municipios en riesgo de sufrir una tragedia similar a la de Mocoa.

De acuerdo con el profesor Sánchez, “es necesario considerar estudios como los de la sedimentología, más si estamos hablando de un fenómeno que se está acelerando por la deforestación, según investigaciones del Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas (SINCHI), Corpoamazonia, el Servicio Geológico Colombiano (SGC) y el Instituto de Estudios Ambientales (IDEA) de la U.N.”.

Por su parte, Gloria Lucía Ruiz, coordinadora del Grupo de trabajo Evaluación de Amenaza por Movimiento en Masa del SGC, indica que “el riesgo es algo que se ve a futuro. Un administrador solo va a querer que no le pase nada a él y centrarse en hechos concretos. Del mismo modo, una evaluación de riesgo implica invertir en estudios que hablarán de varios problemas y él, por ejemplo, no podrá hacer el barrio que prometió en campaña”.

La investigadora también considera que, por parte de la academia, es fundamental socializar el conocimiento, de tal forma que la comunidad se apropie cada vez más de su territorio. En ese orden de ideas, comenta, es necesario promover estudios interdisciplinarios entre las ciencias básicas y las ciencias sociales.

Es importante resaltar que este evento se llevó a cabo en el auditorio de la Facultad de Ciencias de la Institución. “Se trata de un legado de la I Semana de la Investigación, realizada en febrero, en la que nuestros grupos académicos se conocieron y se comprometieron a consolidar proyectos académicos hacia el futuro. Programaremos reuniones alrededor de temáticas específicas para que estas cooperaciones se impulsen”, declara el profesor Álvaro Mariño, vicedecano de Investigación y Extensión de la Facultad de Ciencias.

Compartir