Estimado señor Li Keqiang: ‘Porfa, respeten nuestros derechos y el medio ambiente’

380

David Hill La Mula Verde Perú

Ocho preguntas para el primer ministro chino durante su visita a Sudamérica.

El primer ministro chino, Li Keqiang, el diputado del presidente Xi Jinping, llega al Perú hoy día como parte de su visita rápida a Sudamérica para profundizar el papel ya transformador que China ha desempeñado en la región durante los últimos años.

Parece que inversiones multimillonarias y proyectos de infraestructura tales como 5,300 kilómetros de ferrocarril entre la costa brasileña y la costa peruana, así como la agricultura, aeronaves y el comercio, están en la agenda de Li, que ya ha estado en Brasil y Colombia, y luego visitará Chile. Sin embargo, si bien dichos acuerdos podrían aumentar la riqueza para algunos y generar oportunidades de empleo, muchos latinoamericanos están profundamente preocupados por los posibles impactos sociales y ambientales.

¿Que diría usted al primer ministro Li si podría hablar con él por un ratito, especialmente si usted está actualmente luchando en contra de un proyecto chino? Hice esa pregunta a algunas personas procedentes de ocho países de América Latina. Esto es algo de lo que me dijeron:

Mónica López Baltodano, Fundación Popol Na, Nicaragua

“Empresarios chinos, asociados con nuestros ambiciosos y poco sabios gobernantes, se proponen construir un canal interoceánico que atravesaría, destruyendo y contaminando, por más de 100 kilómetros nuestro gran Lago Cocibolca, que es la más indispensable reserva de agua potable para todos los pueblos de América Central. El canal producirá ganancias, pero ocasionará un daño humanitario irreversible. Con esta obra se perdería para siempre la única reserva de agua dulce para todos los pueblos de nuestra región. ¿Que pensarán los prudentes dirigentes chinos cuando en menos de tres décadas, en esta región del planeta, generaciones enteras, en medio del caos y la desesperación, mueran de sed por el llamado canal chino? ¿No afectaría al prestigio de China este inevitable y espantoso crimen humanitario?”.

Margarita Florez, Asociación Ambiente y Sociedad, Colombia

“Su visita es más que oportuna en este momento cuando se comienza a implementar algunas de las obras previstas dentro del “Plan Maestro del Aprovechamiento del Río Magdalena”, elaborado con recursos de cooperación no reembolsable de su gobierno y con la participación de Hydrochina y Powerchina. Las obras previstas incluyen hidroeléctricas y puertos que podrían ser ejecutadas por compañías chinas y con financiamiento proveniente de su país. Son un tema de vital importancia para todos los colombianos, y suscitan preocupaciones especialmente para los habitantes de la ribera del río por los posibles impactos sociales y ambientales que producirían”.

César Padilla, Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina, Chile

“Cuando tenemos problemas con empresas occidentales, vamos a la ONU, a la CIDH o a la OCDE, aunque casi siempre sin los resultados esperados. Cuando se trata de empresas mineras chinas, no sabemos dónde dirigirnos, no sabemos a quién responden y cuáles son sus principios de responsabilidad. No sabemos incluso si los tienen. Independiente de dónde provengan las inversiones, nuestra experiencia es que las empresas mineras no respetan nuestros derechos. Las compañías mineras chinas con cada vez más presencia en nuestro continente se comportan de la misma manera que aquellos que nos vienen a imponer proyectos. No se nos consulta, no se respeta nuestro rechazo al extractivismo minero, no se nos escucha. Si las empresas chinas quieren invertir en nuestros territorios, no queremos que sea mediante la imposición. Queremos que sea mediante un diálogo franco, principalmente respetando plenamente el parecer y la voluntad de nuestras comunidades”.

Julia Cuadros, Cooperacción, Perú

“En el norte del Perú, entre los departamentos de Piura y Cajamarca, en una zona de bosque de neblina, con un ecosistema frágil, se encuentra el proyecto minero Río Blanco, donde el Consorcio Zijin tiene una importante participación empresarial. Los pobladores de esta zona, las familias de las comunidades campesinas, propietarios de la tierra, se oponen al proyecto minero, y hace algunos años hicieron una consulta vecinal, donde más del 90% de la población se manifestó en contra de la actividad minera y a favor de la actividad agropecuaria. Ellos dicen: ‘No somos pobres, tenemos nuestras tierras, nuestros animales, tenemos agua a pesar del cambio climático. No necesitamos minería, necesitamos salud, educación, saneamiento básico, y necesitamos que el Estado, el gobierno, cumpla su rol de garantizar nuestros derechos. Por qué las empresas mineras insisten en implementar esta actividad?’”.

Manari Ushiga, líder indígena Sápara, Ecuador

“No aceptamos, y no aceptaremos explotación petrolera, en nuestros territorios porque en nuestra vision de ver el mundo, nuestra visión de desarrollar, no tiene lugar el petróleo. Mejor que la empresa china [Andes Petroleum] no se interese en estos bloques [dos concesiones, Lote 79 y Lote 83, superpuestas encima de territorio Sápara]. No vamos a aceptar terminar nuestra vida, historia y el mundo Sápara”.

Flavia Camargo de Araujo, Instituto Socioambiental, Brasil

“China, el mayor consumidor de soja de Brasil, puede tener un papel importante en la promoción de la sostenibilidad ambiental. Se estima que el 75% de la soja exportada por Brasil procede de áreas deforestadas ilegalmente. Al exigir que la soja brasileña no proviene de la tala ilegal, China puede desempeñar un papel clave en la conservación de la Amazonía. Este compromiso ya ha sido considerado por la Unión Europea, y es esencial que China también hace lo mismo. Esto significará un compromiso por parte de los chinos no sólo con Brasil, pero con el clima y la biodiversidad del mundo”.

Alejandra Serrano Pavón, Centro Mexicano de Derecho Ambiental, México

“El proyecto denominado ‘Dragon Mart Cancún’ [un megaproyecto que pretende construir el más grande centro de negocios y cooperación de China en América Latina] ha incurrido en ilegalidades como la tala de selva mediana y de humedales lo cual es delito penal en México. Además de lo anterior el proyecto ha sido poco transparente, evitando que la comunidad lo conozca y pueda opinar sobre el mismo, llegando incluso a amenazar a activistas con proceder legalmente contra ellos por exigir la transparencia y aplicación de la legislación ambiental al proyecto. Es un proyecto de 560 hectáreas con áreas habitacionales y 3,000 locales y bodegas podría generar graves impactos al parque nacional Arrecifes de Puerto Morelos por su cercanía y conectividad con el acuífero y la generación de aguas residuales que implicaría un proyecto de dicha magnitud. Es importante que el gobierno chino se deslinde de un proyecto que ha ocasionado conflictos y resistencia en la comunidad local y nacional por el gran número de irregularidades que presentado impactando el medio ambiente de una comunidad que depende de sus recursos naturales”.

Investigadores de la Fundación de Ambiente y Recursos Naturales, Argentina

“El proceso de debilitamiento de salvaguardas de instituciones financieras y la tendencia generalizada en la región a retroceder en estándares de protección ambiental y de transparencia y acceso a la información, nos llama a seguir de cerca la evolución de las relaciones bilaterales. En ese sentido, nos preocupa la falta de acceso a la información de contratos firmados entre empresas chinas y nuestra empresa petrolera estatal [YPF], la adjudicación directa de obras a actores chinos omitiendo procesos licitatorios, y la proliferación de inversiones en sectores energéticos de alto impacto social y ambiental, entre otros.”

Premier Li, ¿usted está escuchando?

Compartir