El eje cafetero se prepara para el cambio climático

566

El 29 y 30 de septiembre se realizó en Pereira el III Congreso Internacional de Cambio Climático. Cerca de 200 personas, entre especialistas, funcionarios del sector público y empresarios, se reunieron en el Hotel Sonesta de la capital de Risaralda para hablar sobre los compromisos que ha adquirido el país en materia del cambio climático y las implicaciones de estos cambios para el sector público y privado.

El evento, apoyado por la Corporación Autónoma Regional de Risaralda, la Alcaldía de Pereira y la gobernación departamental y organizado por Enlace Asociados y Global Forum, reunió a expertos nacionales e internacionales para orientar a los asistentes acerca de las estrategias que es urgente tomar frente al cambio climático.

Valentín Estrada, abogado e investigador de Ambiente y Sociedad, asistió al encuentro para ser testigo de cómo se prepara el Estado para enfrentar esta transición y cuáles son las reacciones del sector privado. Sobre este tema habló la funcionaria de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Josefina Helena Sánchez, quien anunció que el texto de la Política Nacional de Cambio Climático  se encuentra a punto de ser aprobado  y que el proyecto de ley de cambio climático será presentado próximamente al Congreso.

Según Sánchez, con estos instrumentos planean preparar al país en términos de vulnerabilidad, mitigación y adaptación. La funcionaria agregó que el 7 de octubre se hará el lanzamiento de una herramienta para la acción climática, la cual aportará al análisis de la vulnerabilidad y ayudará a tomar decisiones para las regiones y las empresas.

El propósito de estas herramientas de observación y análisis es que los sectores productivos empiecen a entender cómo los puede afectar el cambio climático. Además, como apuntó Jimy Ferrer Carbonell, de la unidad de Cambio Climático de la CEPAL, esta es la oportunidad para que los empresarios empiecen a darle otro sentido a la economía productiva y se acerquen a la idea del desarrollo sostenible.

La participación de las organizaciones de la sociedad civil en el evento fue reducida, y por eso Estrada observa que la visión del cambio climático en estos espacios está muy ligada a las necesidades del mercado. “En general no se habla de la necesidad de proteger el medio ambiente per se, sino de las oportunidades que traen los cambios en materia de adaptación o mitigación en términos competitivos. Y esto tergiversa la necesidad de que haya un cambio sustancial en el modelo de producción”, resalta Estrada.  

Quizá por eso uno de los argumentos más persuasivos del encuentro está relacionado con el costo de no tomar medidas. Según Ferrer,el Cambio Climático podría costarle al país entre el 1.5% y el 5% del PIB anual.

Pero más allá de las cifras económicas, Gabriela Niño, coordinadora de Políticas Públicas del Centro Mexicano de Derecho Ambiental, apunta que los retos que plantea la COP21 de París están transformando los paradigmas sobre mitigación, adaptación y financiamiento de cambio climático que se tenían desde la Cumbre Kioto, en 1997.

En general, los expositores coincidieron en resaltar la importancia de que las empresas y las regiones analicen sus grados de vulnerabilidad para tomar medidas eficientes de adaptación. Estas deben disminuir las pérdidas económicas y los riesgos a la población. Además, hicieron un llamado para que las empresas contribuyan a la mitigación a partir de procesos de reconversión en su línea productiva.

Compartir