Drástica disminución de peces en mares colombianos

423

Bogotá D. C., abr. 21 de 2015 – Agencia de Noticias UN- Un estudio de la U.N. determinó, con análisis de biomasa por km2, que en la década actual los peces se han disminuido en tres veces, en comparación con los años 70.

La preocupante baja ha llevado a que las faenas de los pescadores hayan pasado de 4 horas a 8 y hasta 10 horas.

Camilo Bernardo García, profesor del departamento de Biología de la U.N., aseguró que Colombia no es una potencia pesquera, pero sí tiene mucha importancia en términos de la seguridad alimentaria y provisión de empleo.

En Colombia, así como en buena parte de los países en vía de desarrollo, la situación de los recursos pesqueros es mala debido a la sobrexplotación, que se da por parte de las personas en condición de pobreza, quienes buscan extraer la mayor cantidad posible de peces cuando tienen la oportunidad.

“Paradójicamente, esa mentalidad de arrasamiento vuelve a las personas más pobres, pues a medida que pasa el tiempo los recursos se van agotando”, afirmó el profesor  García en la Cátedra José Celestino Mutis, en la cual trató la temática de los recursos marinos, los retos de manejo y sostenibilidad.

Según la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (Aunap), la producción pesquera total del país ha sido de 160.000 toneladas anuales en los últimos 20 años, en promedio.

A principios de los 90, las capturas de la pesca industrial representaban un 55 %; las de la pesca artesanal, un 25 %; y las de la acuicultura, un 20 %. Pero hoy en día estas presentan, en promedio, 29 % la industrial,  20 % la artesanal y 51 % la de acuicultura.

El profesor  explicó que desde el departamento de Biología se han realizado evaluaciones de las biomasas o peces en los fondos blandos colombianos (fondo del mar), que comparan las series de tiempo de los años 70 y los 2000, mostrando un claro declive.

En este sentido, determinando la biomasa por km2, se observa que para la década del 2000 hay tres veces menos peces que los que existían en los 70 en la misma área. Esto significa que los pescadores pasan más tiempo pescando y obtienen menos volumen de pesca.

De esta manera, estas personas se convierten en victimarios y víctimas, pues son ellos los que extraen los recursos y al mismo tiempo su seguridad alimentaria y económica depende del recurso que están agotando.

En cuanto a la pesca artesanal marítima y continental, datos de la Aunap muestran que en Colombia están vinculados de manera directa a estas actividades cerca de 150.000 pescadores.

Según el experto, la institucionalidad colombiana ha sido muy deficiente al momento de hacer las estadísticas de pesca en el país y, mientras más se retrocede en el tiempo, son más inseguros los datos.

Existe gran cantidad de normas y decretos que establecen vedas, cantidades máximas de pesca, pero la realidad es que esta actividad sigue funcionando independientemente de la institucionalidad, con una dinámica propia y económica de sobrevivencia de la gente.

Sin embargo, se ha podido identificar cierto avance en las estadísticas pesqueras en los últimos 5 años, toda vez que los programas de desembarco se han ido tecnificando, lo que ha permitido dar cifras más confiables.

“Igual siguen mostrando descenso en la cantidad de kilos y cambios en la composición de las especies que se desembarcan, pues al ir agotando el producto de alto valor comercial se recurre al siguiente que va quedando”, concluyó el profesor.

Compartir