Constructores de hidroeléctricas deberán reubicar especies en peligro: Universidad Nacional

398

Fuente: Agencia de Noticias Universidad Nacional

Ante el auge de las construcciones de hidroeléctricas en el departamento de Antioquia, un grupo de investigadores de la Universidad Nacional creó una guía para reubicar las especies de estas zonas y que no se vean afectadas por las obras.

La construcción de la hidroeléctrica, Ituango, en Antioquia, se convirtió en referente para que un grupo de biólogos investigadores de la U.N. elaborara una clasificación y guía de la flora y la fauna de la zona para su reubicación, de manera que no se vieran afectadas por las construcciones.

Este documento busca servir de soporte para que las Empresas Públicas de Medellín puedan empezar a construir sus proyectos sin afectar las especies silvestres.

En esta guía, por ejemplo, los investigadores resaltan que en el área de San Juan de Rodas (donde se reubicarán las especies) los techos o zonas arbóreas altas son muy densos, lo que evita el ingreso de luz y la germinación de las semillas. De ahí que la idea es podar las ramas y entre secas y así fortalecer el crecimiento del enramado, lo que se conoce como rastrojo.

Por otra parte, los docentes afirmaron que la zona no puede tener pastizales donde se practique la ganadería pues existe un exceso de excremento de vaca, que afecta las especies que viven en el sector y no permite la germinación de las semillas.

En cuanto a las especies, el grupo aseguró que el 80 % de estas podrán ser reubicadas sin problema, siempre y cuando se adecúen las áreas húmedas para los reptiles y las zonas altas de los árboles para las aves.

Iguana, la más adaptada

Uno de los animales que podrá adaptarse con mayor facilidad a los cambios será la iguana. De acuerdo con la guía “estas especies representan una amplia distribución en el paisaje y pueden ser reubicadas en sitios con características ambientales que les permita llevar a cabo la reducción, consecución de presas y refugio”.

Para garantizar la supervivencia de los demás reptiles, como las serpientes y ranas, consideran que es necesaria la ubicación de rocas dispersas en los diferentes sitios, porque podrán generar refugios de estas especies para evitar los predadores.

En cuanto a las aves, el Ermitaño Carinegro será la especie más fácil de trasladar a un nuevo hábitat, aunque la recomendación principal de la guía es que se aumenten los arbustos y flores para garantizar la reproducción y alimentación de las aves.

Programa de monitoreo

Los investigadores también recomendaron la creación de un programa de monitoreo de las aves migratorias y la formación y capacitación de grupos locales de observadores de aves que puedan controlar las especies y llevar una bitácora de lo que ocurre con ellas.

Frente a la protección de los mamíferos, se hace necesario fortalecer la seguridad en la zona pues muchas de las especies que viven en estas áreas son víctimas de tráfico ilegal como es el caso del Mico Tistis, mico Cariblanco, la Tatabra, y el perezoso, entre otros.

Adicionalmente, se deben establecer señales que adviertan sobre la existencia de estas especies ya que, en la mayoría de los casos, los conductores los estrellan, como el caso del perrillo y el oso mielero.

Finalmente, los investigadores recomendaron evitar la tala de árboles grandes para brindarles refugio a los mamíferos y reforestar las quebradas con especies de árboles nativas, que ayudarán a crecer el bosque.

Compartir