Comunidad mercadereña se moviliza en defensa del territorio. La muerte del río Sambingo en Colombia

481

El Comité de Integración de Macizo Colombiano-CIMA denuncia ante la opinión pública nacional e internacional la destrucción progresiva de la región biodiversa del macizo colombiano, a manos de intereses de particulares y multinacionales que vienen saqueando de manera ilegal y legal sus riquezas hídricas, mineras y energéticas, y que ha generado graves problemas sociales, culturales, económicos y ambientales para las poblaciones campesinas, indígenas y afro.

Desde el año 2012 a través de talleres, foros minero-ambientales y audiencias realizadas en los municipios de la zona y en la Audiencia Pública Regional Minero-energética, el conjunto de las organizaciones sociales del departamento insistimos ante la institucionalidad sobre el despojo y la muerte gradual de este territorio.

La muerte de la Cuenca Patiana, en particular del Río Sambingo afluente del Guachicono en los municipios de Mercaderes y Bolívar, es uno de los graves efectos que hoy se presenta en la región del Macizo Colombiano producto del desarrollo de la minería ilegal y la sísmica llevada a cabo con explosivos, situación que la institucionalidad encargada de la protección del medio ambiente y de los derechos de las comunidades ha sido incapaz de controlar, muy a pesar de los llamados y requerimientos de prevención y atención que las organizaciones hemos hecho.

Desde inicios del mes de febrero de este año, las comunidades y organizaciones mercadereñas en la construcción de Territorios Campesinos, declaramos Asamblea Permanente con un llamado a las autoridades ambientales, civiles y militares del orden regional y nacional exigiendo acciones sobre los mineros ilegales, para la protección de los territorios, las comunidades y líderes y se ha convocado a la MOVILIZACIÓN SOCIAL éste sábado 13 de FEBRERO en la Cabecera Municipal de MERCADERES para el establecimiento de la Mesa Permanente Social y Comunitaria, que conlleve a generar estrategias claras de protección del territorio y de las comunidades.

Ante esta realidad, se suma la presencia de erradicadores manuales de cultivos de hoja de coca en la Hacienda Curacas, que es la respuesta de la institucionalidad a las comunidades cultivadoras de la hoja de coca y el desconocimiento de las propuestas de sustitución
voluntaria con garantías, de diversificación económica y desarrollo alternativo que a través de la Mesa Regional de Desarrollo Alternativo se han venido planteando. No olvidando las amenazas que desde el 2014 vienen haciéndose a organizaciones, líderes y lideresas de la región por denunciar y oponerse a la aplicación de proyectos energéticos y mineros en los territorios con daños ya en su fase de inicial, sin que se controlen, se investiguen y menos aún se brinden garantías a las comunidades y sus liderazgos.

El Comité de Integración del Macizo Colombiano-CIMA requiere a las instituciones competentes velar por la protección de los derechos humanos, del medio ambiente y del territorio a cumplir con sus responsabilidades, a desarrollar estrategias que permitan la protección de los territorios y de la región del macizo colombiano declarada por la UNESCO como Reserva de la Biósfera y de la vida, y atender las comunidades organizadas que hoy se movilizan.

NO HAY PAZ POSIBLE CON LA MUERTE DE LOS RIOS, LA AGRESIÓN A LA VIDA Y A LA BIODIVERSIDAD!
Popayán, 12 de febrero de 2015

Autor: Comité de Integración del Macizo Colombiano CIMA

Compartir