Alianza de Mujeres Tejedoras de Vida presentan Informe de Diagnóstico sobre la Avalancha en Mocoa

706

Mocoa, Putumayo, 5 de abril de 2017

Fuente: Alianza de Organizaciones de Mujeres “Tejedoras Vida”

En relación con la tragedia natural que afectó a la ciudad de Mocoa, en la madrugada del día sábado 1 de Abril, las mujeres de la Alianza de Organizaciones de Mujeres “Tejedoras Vida” del Putumayo, conformada desde hace 15 años por 65 organizaciones de todos los sectores, con el fin de empoderar las organizaciones de mujeres del Putumayo, vienen actualmente realizando alianzas estratégicas en un proceso articulado con la Oficina del Alto Comisionado para los Refugiados ACNUR, para trabajar de manera continua en acciones de atención y acompañamiento a los/as sobrevivientes, evaluando las condiciones y apoyos necesarios y visitando los refugios adaptados para tal fin. En este sentido, se ha verificado la situación en que se encuentran las mujeres y sus familias y los obstáculos para enfrentar esta grave crisis humanitaria.

avalancha-mocoa-putumayo-colombia

A continuación, se describe un resumen de las observaciones, recomendaciones y solicitudes a las administraciones nacional, departamental y local.

Breve caracterización de las víctimas

Las personas afectadas por la tragedia eran desplazadas por la violencia y se ubicaron en las zonas de alto riesgo al no encontrar respuesta a sus necesidades por parte de los organismos institucionales. Por supuesto, eran familias numerosas en su mayoría y con un alto numero de hijos /as. Hay un número significativo de niñas y niños en los albergues, cuyas edades se están precisando en los mismos refugios por las autoridades. Para el caso concreto de las mujeres, se trata de mujeres que vivían en condiciones de pobreza, con limitados procesos de educación y una ausencia total de herramientas económicas y técnicas que les permitiera vivir en mejores condiciones de vida. La pérdida de seres queridos es, por supuesto, un aspecto que agrava su situación por la carencia de redes familiares y/o sociales que apoyen su sustento familiar y el de sus hijas e hijos.

Hallazgos

  1. Refugios

Si bien entre el primer día, luego de ocurrida la tragedia, hasta la fecha ha mejorado el acceso a servicios básicos y el personal responsable de coordinar los refugios hace esfuerzos sobrehumanos, persisten las siguientes dificultades:

  • Los albergues carecen de suficientes plantas eléctricas, velas, linternas, tanques de agua, colchonetas y artículos de cocina debido a que se improvisaron aulas y oficinas las cuales carecen de duchas y baños aptos para el público.
  • Los albergues colapsaron por la cantidad de personas que requieren atención, ya que debido a los rescates la cifras se van incrementando cada día.
  • El sistema sanitario colapsa con frecuencia debido al alto número de usuarias/os.
  • El nivel de riesgo por posibles casos de violencia física y/o sexual persiste y puede explicarse, entre otras, por tres razones: a) La estructura física de los lugares, amplios y con zonas en las que se dificulta la vigilancia permanente; b) la falta de energía eléctrica permanente que mantenga zonas comunes y/o oscuras iluminadas de tal manera que pueda haber una vigilancia conjunta; c) la cantidad de personas en los albergues que ya ha sobrepasado la capacidad natural de los mismos y; d) las dificultades que encuentran las familias (causadas principalmente por el estupor en el que este evento dejo sumidas a las personas) por controlar la movilidad de las niñas y de los niños que corren sin vigilancia ni acompañamiento por zonas comunes.

2. Salud de las mujeres

  • El nivel de riesgo que tienen las mujeres frente a la ocurrencia o el incremento de las enfermedades que afectan su salud sexual o su salud reproductiva persiste, como por ejemplo, la ocurrencia de infecciones vaginales de las que ya hemos tenido registro. Otro caso es el de mujeres que, debido a la situación de estrés, han visto interrumpidos repentinamente sus procesos naturales de lactancia.
  • La tragedia dejó a las personas sin sus pertenencias personales, lo que incluye ropa. En el caso de las mujeres la ropa interior nueva se requiere con urgencia para facilitar tanto el aseo como los cambios de la misma. Sumado a esto, se requiere una dotación permanente de toallas higiénicas
  • En cuanto a la salud emocional, las mujeres han manifestado estados profundos de depresión y angustia debido a la pérdida de seres queridos y a la pérdida de redes familiares y sociales. Estos estados emocionales se agudizan por temor al futuro inmediato y mediato suyo y de sus familias. Algunas mujeres no cuentan con recursos para gestionar los féretros de sus seres queridos.

3. Acompañamiento a las/os sobrevivientes

Existen debilidades en las rutas de atención y abordaje de la atención psicosocial. Si bien el Hospital está haciendo esfuerzos sobrehumanos, se requiere apoyo con personal que oriente a las personas sobre los lugares de atención, los procedimientos para reclamar los cuerpos de sus seres queridos y personal de atención psicosocial que acompañe a las víctimas y les permita abordar de una manera más asertiva las afectaciones producidas por este hecho y especialmente por la pérdida de seres queridos.

Recomendaciones

La tragedia evidenció las debilidades de las administraciones municipales y departamentales en materia de prevención y atención de desastres y en particular, ha mostrado la grave situación de pobreza y desigualdad que afecta a las mujeres, factor que agrava las consecuencias dañinas del desastre natural.

Mediante la presente, la Alianza hace un llamado al Gobierno nacional, local y a la comunidad internacional de apoyo a la respuesta humanitaria para que toda la asistencia humanitaria garantice los derechos de las mujeres y de las niñas, que la respuesta de cuenta de las necesidades por género desde un enfoque de derechos, igualdad y dignidad de los y las afectados/as. Las mujeres y niñas del departamento han sufrido situaciones de conflicto, discriminación y violencia, condición de vulnerabilidad que se ve incrementada ante esta situación de desastre, por lo que todos y todas tenemos la responsabilidad compartida de asegurar que la asistencia humanitaria promueva la protección, liderazgo e igualdad de las mujeres y niñas. Se debe evitar cualquier acción con daño que ponga en mayor riesgo a las poblaciones afectadas y garantizar su seguridad, dignidad y protección mediante el accionar humanitario, de recuperación y rehabilitación, en línea con los compromisos y marcos legales nacionales e internacionales.

En este sentido, y en atención a la grave situación humanitaria pero también a la urgencia de evitar la repetición de esta tragedia y que las condiciones históricas de discriminación profundicen el daño a las mujeres, nos permitimos presentar las siguientes recomendaciones:

1) Al gobierno en el nivel nacional, departamental y municipal.

Coordinación de la respuesta

  • La coordinación humanitaria debe facilitar y asegurar la participación significativa de las organizaciones de mujeres y lideresas para asegurar un enfoque debido de género en la respuesta, tanto en las fases de evaluaciones, planificación, implementación y monitoreo.
  • Los esfuerzos de recuperación temprana y rehabilitación deben reflejar las voces de las mujeres y el rol vital de su liderazgo en la respuesta y la rehabilitación de las comunidades.
  • Proveer apoyo financiero inmediato a las organizaciones locales y de base de mujeres que ya están trabajando con las comunidades afectadas y manejan un conocimiento local y de las necesidades de mujeres y niñas.

Evaluación de necesidades

  • Todas las evaluaciones de necesidades deben ser consultadas de manera debida con mujeres y niñas para poder comprender sus necesidades específicas y promover su participación ante la respuesta requerida.
  • Todos los datos e información deben ser manejados de modo desagregado por sexo, edad y pertenencia étnica para asegurar un análisis debido de la situación.
  • Se deben considerar evaluaciones desde un enfoque étnico para las comunidades indígenas y asegurar la participación de las mujeres.

Seguridad Alimentaria y Medios de Vida

  • Asegurar el acceso seguro y equitativo de las mujeres a la distribución y asistencia de alimentos, el cual debe tener un enfoque diferencial a las necesidades de grupos específicos como mujeres lactantes, gestantes y pertenecientes a grupos étnicos.
  • Asegurar que las mujeres tomen parte en la toma de decisiones y sean consultadas en el diseño de programas de asistencia de recuperación de medios de vida, que respondan a sus necesidades prácticas y estratégicas.

Albergues dignos y seguros

  • Se debe garantizar espacios seguros de albergues y centros de evacuación, que respondan a las necesidades básicas de protección y seguridad como alumbrado, espacios separados y mecanismos de seguridad, para evitar cualquier acción con daño que pueda poner en riesgo a mujeres, niñas y niños por situaciones de abuso, violencia o explotación sexual.
  • Todos los albergues o centros de evacuación deben manejar una información mínima sobre mecanismos de prevención y respuesta ante cualquier caso o situación de violencia basada en género.
  • Mantener y reforzar la dotación de energía, iluminación, agua y artículos de aseo a los albergues responsables de resguardar a las víctimas, dando particular atención a elementos de dotación que contribuyan a disminuir la ocurrencia de enfermedades de salubridad o de eventos violentos.
  • Priorizar en las demandas de atención y distribución de ayudas a las y los coordinadoras/es de los albergues.

Protección de los derechos y la dignidad de las mujeres y las niñas

  • La actual situación de desastre pone un desafío en garantizar la ley y el orden y es de esperarse que la situación de riesgo ante la violencia y el abuso se incrementen, por lo cual se deben tomar todas las acciones correspondientes para garantizar la protección, seguridad y dignidad de las mujeres, niñas, niños y otros grupos en riesgo ante cualquier forma de violencia, abuso o explotación.
  • Se deben garantizar recursos debidos y priorización a la protección, prevención y respuesta ante todas las formas de violencia basada en género, por parte de todos los actores humanitarios, locales, nacionales e internacionales.
  • Los actores de protección institucionales y de la cooperación deben garantizar una respuesta integral y accesible a las víctimas, reforzando el apoyo a las organizaciones de base y comunitarias de mujeres y lideresas.

Agua y Saneamiento

  • Garantizar que las mujeres y niñas tengan acceso seguro a los puntos de agua y baños, así como alumbrado, espacios separados para hombres y mujeres, seguridad alrededor de estos, para asegurar la protección y seguridad en su uso.

Salud para todas

  • Todos las brigadas o programas de salud deben garantizar apoyo psicosocial de emergencia desde un enfoque diferencial de género, edad y pertenencia étnica. Los equipos deben manejar un conocimiento básico en temas de protección y VBG.
  • Se debe garantizar acceso a servicios de salud sexual y salud reproductiva en especial para mujeres lactantes, gestantes y en edad reproductiva, en especial en zonas de difícil acceso y comunidades apartadas.
  • Garantizar que las mujeres y niñas tengan acceso a materiales de higiene específicos para ellas,. Esto incluye, la entrega de ropa interior nueva a las/os sobrevivientes y mantener una dotación permanente de toallas sanitarias, pañales para bebés y adultas/os mayores y artículos de aseo básicos en una cantidad oportuna que permita atender las necesidades inmediatas de las personas.
  • Reforzar medidas de prevención de violencia y especialmente violencia sexual, con particular atención a las niñas y los niños, con vigilancia permanente en espacios de agrupamiento o presencia de público y con señales claras de información al público de prevención y atención en las zonas públicas de Mocoa.

Medidas de investigación y de impacto mediato para prevenir futuros eventos

  • Pedimos que se informe a las comunidades de lo que sucedió en relación con el monitoreo a los ríos de la zona afectada, y las medidas especiales que se tomaron a sabiendas de que en la ronda hidráulica de ambos ríos había barrios con riesgo de inundación. Esto, sumado al hecho de que el IDEAM, como autoridad meteorológica certificó la entrada de la temporada invernal y frente a ésta hay una obligación de las autoridades en la toma de medidas especiales para evitar desastres.
  • Solicitamos además que se informe a las comunidades de Putumayo cuáles son las zonas de riesgo actual y las medidas que se están adoptando en materia de prevención de desastres.
  • Demandamos una investigación de responsabilidades de las administraciones municipales actual y pasadas, en relación con su nivel de diligencia frente a las alarmas del IDEAM y la omisión en la intervención por el asentamiento de personas en zonas de riesgo.
  • Solicitamos el estudio del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de los municipios del departamento con énfasis en los barrios afectados de cada uno. En esta perspectiva, pedimos que se refuercen las medidas de información a las comunidades y de prevención de desastres sobre los barrios afectados, informando además sobre dichas medidas.
  • Pedimos que se fortalezca y se de permanencia al Comité de Regional de Gestión del Riesgo.

Recomendaciones para evitar mayores consecuencias graves sobre las poblaciones históricamente discriminadas

  • Como una medida de reconocimiento de la desigualdad de las mujeres del departamento, solicitamos a las autoridades en los órdenes nacional, departamental y municipal:
  1. Reforzar programas especializados para las mujeres de los municipios del departamento que fortalezcan sus habilidades y capacidades para que, ganando una mayor autonomía, puedan también contar con herramientas que les permitan enfrentar situaciones de trauma y cambio repentino de formas de vida. Esto implica acciones de acompañamiento psicosocial, medidas especiales de salud sexual y salud reproductiva, medidas especializadas de educación, protección a víctimas de violencias, prevención y sanción de violencia, acceso a ingresos y sanción al acoso laboral, el cual es frecuente en el departamento, entre otros.
  2. Fortalecer programas de prevención y atención de violencias contra las mujeres en Putumayo, factor que se ve agravado por las consecuencias dañinas de estos eventos, en tanto que limita las posibilidades de acción de las mujeres.
  3. Fortalecer los procesos organizativos de las mujeres en el departamento del Putumayo para que puedan seguir contribuyendo a mejorar los canales de denuncia de su situación y sirvan como veedoras sociales del nivel de respuesta del Estado – frente a las obligaciones nacionales e internacionales – para superar las condiciones que oprimen a las mujeres y legitiman su discriminación.

La Alianza de Mujeres Tejedoras de Vida del Putumayo mantiene su compromiso ante la promoción de los derechos de las mujeres y de las niñas del departamento y más aún en esta situación lamentable en la que se encuentra la región. Continuaremos coordinando acciones con actores locales y nacionales para asegurar que la respuesta humanitaria sea debida, apropiada y con un impacto diferencial ante las necesidades de las mujeres y las niñas.

Reiteramos nuestro dolor, empatía y apoyo tras la tragedia de la avalancha y confiamos en el apoyo y compromiso del Gobierno local, nacional y de la Cooperación Internacional para asegurar que todas las acciones humanitarias de asistencia y de rehabilitación promuevan la protección, recuperación y derechos de las mujeres y niñas de nuestro departamento.

Atte.

Alianza de Mujeres Tejedoras de Vida

http://alianzatejedorasdevida.org/2017/04/05/informe-de-diagnostico-avalancha-en-mocoa-5-abril-2017/

 

Compartir