Naciones Unidas llamó  a emprender acciones urgentes que permitan adaptar la agricultura al cambio climático y evitar que este fenómeno cause más hambrunas en un mundo donde casi 800 millones de personas no tienen suficiente para comer. Las agencias de las Naciones Unidas en Roma aprovecharon la jornada para destacar que, si el clima cambia, la agricultura y la alimentación también deben hacerlo.

También se reunieron en la capital italiana representantes de medio centenar de ciudades para impulsar un pacto a favor de políticas alimentarias sostenibles. Durante la ceremonia central, el director de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano da Silva, sostuvo que no se pueden evitar las sequías, pero sí impedir que estas deriven en hambrunas “si se toman las medidas apropiadas”.

Ante fenómenos naturales extremos cada vez más frecuentes, como el último huracán Matthew que ha destruido parte de Haití, Da Silva apuntó que la adaptación y la mitigación de los efectos del cambio climático es fundamental.

Especialmente lo es para los pequeños agricultores, que necesitan acceder a la innovación tecnológica y los programas sociales, entre otros recursos. Se calcula que más del 80 % de la población que pasa hambre vive en países que sufren desastres naturales y degradación ambiental.

Lea la noticia aquí. 

Compartir