No to Biodiversity Offsetting!

468
[spoiler title=”English” open=”0″ style=”1″]

This statement is open for signatures from organizations, groups, networks, associations, collectives! To sign up please send an email to: nobiodiversityoffsets@gmail.com

“No to Biodiversity Offsetting!”

Around the world, ecosystems and the communities that depend on them are harmed by large infrastructure projects, extractive industries and new financial markets.[1] To facilitate these activities, public and private entities are promoting new schemes to allow their environmental impacts to be ‘offset’. This could lead to an increase in damage, but even more concerning is that it commodifies nature. This is why the undersigned organisations are warning the world of the negative impacts of this false solution and saying “No to Biodiversity Offsetting.”

Biodiversity offsetting is the promise to replace nature destroyed and lost in one place with nature somewhere else. As with the Clean Development Mechanism (CDM) and schemes to Reduce Emissions from Deforestation and Forest Degradation (REDD), biodiversity offsetting relies on ‘experts’ to create dubious calculations that claim to make one piece of the earth equal to another. It pretends you can trade places.

Who really benefits?

The introduction of biodiversity offsetting allows, or even encourages, environmental destruction with the promise that the habitat can be recreated elsewhere. This is beneficial to the companies doing the damage, since they can present themselves as a company that invests in environmental protection, thereby green-washing its products and services.

It also creates new business opportunities for intermediaries: conservation consultants to calculate what is lost, bankers to turn them into credits, traders to barter and speculate on them in new specialised markets and investors who want to profit from so called ‘natural capital’. “Natural capital” is an artificial concept based on questionable economic assumptions rather than ecological values that permits the commodification of nature.

All of this is happening with the strong involvement of state governments who are creating public policies to ensure that property rights over elements of nature such as carbon or biodiversity can be transferred to corporations and banks.

Biodiversity offsetting won’t prevent biodiversity loss

Nature is unique and complex. It is impossible to fully measure biodiversity, so suggestions that equivalent natural areas can be found is a fallacy. Some ecosystems take hundreds, even thousands of years to reach their current state – yet biodiversity offsetting pretends that a replacement can be found. Extensive research shows this is impossible.[2]

Biodiversity offsetting will harm communities

Biodiversity offsetting means environmental protection becomes a mere by-product of a commercial project, marginalising communities and threatening their right to life. Nature has an important social, spiritual and sustenance role for local communities, who define their territories through a balanced and historical relationship with land and nature. These values cannot be measured, priced nor offset any more than communities can simply move and live elsewhere.[3]

Biodiversity offsetting attempts to separate people from the environment in which they live, where their culture is rooted, where their economic activities have been traditionally taking place.

Biodiversity offsetting could increase biodiversity loss

Past cases of biodiversity offsetting shows how it opens up natural resources to further exploitation, and undermines communities’ rights to be able to manage and protect the natural commons. Examples include:

  • The new Forest Code in Brazil which allows land-owners to destroy forests if they buy ‘certificates of environmental reserves’ which are issued by the state and traded on BVRio, the ‘green stock market’ recently established by the government of Brazil.
  • The planned EU legislation on biodiversity offsetting (the so called “No Net Loss Initiative”) which could undermine existing environmental directives.
  • Public finance institutions such as the World Bank, the International Finance Corporation (IFC, the World Bank private sector arm) and the European Investment Bank (EIB) are making biodiversity offsetting part of their standards and practices, permitting increased levels of offsetting to ‘compensate’ for the permanent environmental damage caused by the projects that they finance.Destructive large infrastructure and extraction projects cannot be offset. Once an ecosystem is destroyed, it cannot be recreated elsewhere. In many places where biodiversity offsetting has been allowed, it has weakened existing laws to prevent destruction. If trading occurs (as it does with carbon offsetting), it paves the way for speculation by financial actors and private companies, threatening nature and the rights of communities dependent on it.After seven years of carbon offsetting that has failed to reduce carbon emissions,[4] biodiversity offsetting should not be used to allow destruction that would have been illegal or contrary to local and national policy under environmental legislation or investment standards.For these reasons, we reject any attempts to include biodiversity offsetting in any legislation, standards or public policies aimed at the creation of new markets with nature or ‘natural capital’ accounting.
  • Signatories (updated on November 15th)Accion Ecologica (Ecuador)

    Abibimman Foundation (Ghana)

    ADEGA – Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galiza (Spain)

    AdriaticGreeNet – Onlus

    African Alliance for Rangeland Management and Development – AARMD

    African Conservation Foundation (United Kingdom)

    AFRICANDO, Gran Canaria (Spain)

    Agir pour la Crau (France)

    Aliança RECOs – Rede de Cooperação Comunitária Sem Fronteiras (Brazil)

    All India Forum of Forest Movements (India)

    Alyansa Tigil Mina -ATM (Philippines)

    Asociatia Bankwatch Romania

    Asociación Ambiente y Sociedad (Colombia)

    Attac (Austria)

    Attac (France)

    Attac (Germany)

    BankTrack

    Beyond Copenhagen Collective (India)

    Bharat Jan Vigyan Jatha (India)

    Biofuelwatch UK/US

    Both ENDS (Netherlands)

    BUKO (Federal coordination of internationalism)

    Carbon Trade Watch

    CEADESC (Bolivia)

    CEE Bankwatch Network

    CEEweb for Biodiversity

    Centro de referencia do movimento da cidadania pelas aguas florestas e montanhas Iguassu Iterei (Brasil)

    Chipko- Appiko Movement (India)

    Ciel voilé (France)

    Corporate Europe Observatory

    Counter Balance

    Doman Chalosse Vivante

    Down to Earth (Indonesia)

    ECA Watch (Austria)

    Ecojornalistas do Rio Grande do Sul (Brazil)

    Ecologistas en Accion (Spain)

    EcoNexus

    Ecosistemas (Chile)

    Ekologistak Martxan (Basque country)

    Ekologistas Kaminan (Columbia)

    FASE-Solidariedade e Educação (Brazil)

    FERN

    Feasta (Ireland)

    Food & Water Europe

    Food & Water Watch

    Forest Town Nature Conservation Group (UK)

    Fórum Carajás (Brazil)

    Fórum Mudanças Climáticas e Justiça Social (Brazil)

    Friends of the Earth Brazil

    Friends of the Earth Costa Rica – COECOCEIBA

    Friends of the Earth Europe

    Friends of the Earth Flanders and Brussels

    Friends of the Earth France

    Friends of the Earth International

    Friends of the Earth Latin America and the Carribean – Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe

    Friends of the Earth Mexico – Otros Mundos-Chiapas

    Friends of the Earth US (United States)

    Friends of the Siberian Forests (Russia)

    Gaia Foundation

    Global Justice Ecology Project

    Guardacielos

    Gujarat Forum on CDM (India)

    Heinrich Boell Foundation (Germany)

[/spoiler] [spoiler title=”Español” open=”0″ style=”1″]

Esta declaración está abierta para recibir firmas de organizaciones, grupos, redes, asociaciones y colectivos. Para adherirse por favor envíe un correo electrónico a: nobiodiversityoffsets@gmail.com

Por todo el mundo, los ecosistemas y las comunidades que dependen de ellos son dañados por grandes proyectos de infraestructuras, industrias extractivas y mercados financieros.1 Para facilitar estas actividades, entidades públicas y privadas están promocionando nuevos planes para permitir que los impactos medioambientales sean “compensados”. Esto podría suponer un aumento de los daños, pero lo que aún es más preocupante es que podrían derivar en la mercantiliza la naturaleza. Por esta razón, las organizaciones abajo firmantes alertan de los impactos negativos de esta falsa solución diciendo “No a la compensación de biodiversidad”.

La compensación por la pérdida de biodiversidad se fundamenta en la promesa de compensar la naturaleza destruida y perdida en un lugar reponiéndola con la de algún otro lugar. Al igual que con el Mecanismo para un desarrollo limpio (MDL) y los planes para el Programa de reducción de emisiones de carbono causadas por la deforestación y la degradación de los bosques (Programa REDD), la compensación de biodiversidad depende de “expertos” quienes con dudosos cálculos pretenden equiparar una zona natural a que otra. Como si se pudieran intercambiar.

¿Quién se beneficia realmente?

La compensación de biodiversidad permite, o incluso fomenta, la destrucción medioambiental con la promesa de que el hábitat se puede recrear en algún otro lugar. Esto beneficia a las empresas que causan daños, ya que se pueden presentar como empresas que invierten en protección medioambiental, haciendo pasar así sus productos y servicios por ecológicos.

También crea nuevas oportunidades de negocio para los intermediarios: consultores de conservación que calculan las pérdidas, banqueros que las convierten en créditos, comerciantes que intercambian y especulan con ellos en nuevos mercados especializados e inversores que quieren obtener beneficios del llamado “capital natural”. El “capital natural” es un concepto artificial basado en cuestionables suposiciones económicas más que en valores ecológicos y abre la puerta a la mercantilización de la naturaleza.

Todo esto ocurre con la fuerte implicación de los gobiernos estatales que están creando políticas públicas para asegurar que los derechos de propiedad sobre elementos de la naturaleza como el carbón o la biodiversidad se pueden transferir a empresas y a bancos.

La compensación de biodiversidad no evitará la pérdida de biodiversidad

La naturaleza es única y compleja. Es imposible medir la biodiversidad en su totalidad, así que sugerir que se pueden encontrar áreas naturales equivalentes es una falacia. Algunos ecosistemas necesitan cientos, incluso miles de años para llegar a su estado actual, sin embargo la compensación de biodiversidad quiere hacernos creer que se puede encontrar un repuesto. Una investigación extensiva demuestra que esto es imposible.2

La compensación de biodiversidad perjudicará a las comunidades

La compensación de biodiversidad implica que la protección medioambiental se convierte en un subproducto de un proyecto comercial, marginando comunidades y amenazando su derecho a la vida. La naturaleza desempeña un importante papel social, espiritual y de subsistencia para las comunidades locales, que definen sus territorios a través de una relación equilibrada e histórica con la tierra y la naturaleza. Estos valores no se pueden medir, tasar o compensar de la misma forma que las comunidades no pueden simplemente mudarse a vivir en otro sitio.3

La compensación de biodiversidad pretende separar a la gente del entorno en el que vive, donde se asienta su cultura y donde su actividad económica ha tenido lugar tradicionalmente.

La compensación de biodiversidad podría suponer un aumento de la pérdida de biodiversidad

Casos anteriores de compensación de biodiversidad demuestran cómo se abren los recursos naturales a la explotación y se socavan los derechos de las comunidades de ser capaces de gestionar y proteger los bienes naturales. Los ejemplos incluyen:

  • El nuevo Código forestal de Brasil, que permite a los propietarios de tierras destruir bosques si compran “certificados de reservas medioambientales” que emite el estado y se comercializan en BVRio, la “bolsa de valores verde” que ha establecido recientemente el gobierno de Brasil.

  • La legislación que planea la UE sobre la compensación de biodiversidad (la llamada “Iniciativa para evitar la pérdida neta” No net loss, como es llamado en inglés) que puede socavar las directivas ambientales actuales.

  • Instituciones de financiación pública como el Banco mundial, la Corporación financiera internacional (CFI, el brazo del Banco mundial para el sector privado) y el Banco europeo de inversiones (BEI) están convirtiendo la compensación de biodiversidad en parte de sus principios y prácticas, permitiendo los elevados niveles de compensación para “equilibrar” el daño ambiental permanente causado por los proyectos que ellos mismos financian.

Las grandes infraestructuras destructivas y los proyectos extractivos no se pueden compensar. Una vez que se destruye un ecosistema, no se puede volver a crear en ningún sitio. En muchos lugares en los que se ha permitido la compensación de biodiversidad, se han debilitado las leyes existentes para evitar la destrucción. Si se produce la compensación (como ocurre con la compensación de emisiones de carbono), se allana el camino a la especulación por parte de los actores financieros y las empresas privadas, amenazando la naturaleza y los derechos de las comunidades que dependen de ella.

Después de siete años de compensación de emisiones de carbono que no han conseguido reducir las emisiones4, la compensación de biodiversidad no se debería usar para permitir una destrucción que sería ilegal o contraria a las políticas locales y nacionales bajo las leyes medioambientales o los estándares de inversión.

Por estas razones, rechazamos cualquier intento de incluir la compensación de biodiversidad en cualquier legislación, estándares o políticas públicas enfocadas en la creación de nuevos mercados que incluyan en su contabilidad la naturaleza o el “capital natural”.

Anexo: algunos ejemplos de políticas y proyectos de compensación

  1. El gobierno del Reino Unido está planeando introducir la compensación de biodiversidad (la consulta está abierta hasta el 7 de noviembre de 2013 (http://www.fern.org/UKbiodiversityconsultation). Los primeros casos de compensación muestran que la promesa de “compensar la biodiversidad” está socavando la planificación de leyes para evitar la destrucción. Los proveedores de compensación de biodiversidad están interfiriendo en el proceso legislativo con éxito, socavando el proceso democrático de toma de decisiones y debilitando la voz de las comunidades.5
  2. Notre Dame des Landes, Francia: una propuesta de aeropuerto que ha estado en trámite los últimos 40 años, para ser construido en más de 1000 hectáreas (ha) de zona pantanosa, donde los agricultores habían conservado un paisaje tradicional y la biodiversidad. La compensación fue solicitada por las leyes francesas de biodiversidad y agua. “Biotope” creó una nueva metodología basada en “funciones” en lugar de en “hectáreas”, proponiendo que Vinci, el desarrollador del aeropuerto, compensase solo 600 ha. La resistencia local en contra de la compensación hasta ahora ha paralizado el proyecto y desafiado el plan de compensación propuesto. La Comisión europea está interviniendo.
  3. La Estrategia de la UE sobre la biodiversidad hasta 2020 – la UE está considerando la posibilidad de legislar la compensación de biodiversidad, que podría incluir un “banco de hábitats” para permitir la compensación de especies y hábitats dentro de las fronteras de la Unión. El objetivo es evitar la pérdida neta de biodiversidad, una importante diferencia con el objetivo anterior de evitar la pérdida.
  4. El Banco mundial ha financiado el gran proyecto minero de níquel y cobalto en Weda Bay en Indonesia. Está operado por la empresa minera francesa Eramet (http://wedabaynickel.com/). La empresa forma parte de BBOP (Programa de compensación empresas y biodiversidad: http://www.business-biodiversity.eu/default.asp?Menue=133&News=43). El proyecto ya ha recibido la garantía del OMGI (la sección del Banco mundial que cubre la garantía del riesgo económico y político para los inversores), y se supone que va a recibir una nueva financiación del Banco mundial, el Banco de desarrollo asiático, el Banco japonés para la cooperación internacional (JPIC), Coface y la Agencia francesa de desarrollo (AFD) para el programa de compensación. Los impactos en la gente y los territorios son enormes y tienen la oposición de la sociedad civil Indonesia e internacional6.

Traducido del inglés por Teresa Rego Cabanas

1La minería, la tala industrial, los monocultivos y los megaproyectos de transporte están llevando a más expropiaciones y cambios de uso de la tierra, entre ellos la conversión de bosques en zonas de cultivo intensivo. Al mismo tiempo, en nombre de la seguridad energética, los esfuerzos a gran escala están en camino de aumentar la extracción de combustibles fósiles convencionales y no convencionales, como arenas aceiteras y gas de esquisto.

3La desproporcionada e injusta carga de falsas soluciones/compensaciones para las comunidades más vulnerables, que no son responsables de la destrucción medioambiental, y cuyo medio de vida depende directamente de un entorno sano y de la posibilidad de interactuar con él.

4 http://scrap-the-euets.makenoise.org/english/

6Ver la sesión informativa de Les Amis de la Terre aquí (en francés): http://www.amisdelaterre.org/Mine-de-nickel-Weda-Bay-d-Eramet.html

[/spoiler]

 

SHARE